China adoptó medidas destinadas a facilitar que las entidades extranjeras inviertan en empresas chinas orientadas a la tecnología.

Estos esfuerzos no solo fortalecerán la posición de China como destino preferido para la expansión empresarial global, sino que también brindarán una gama más amplia de opciones de inversión que fomentarán una mayor innovación y competitividad en el mercado interno, afirmaron directivos y expertos.

Un anuncio emitido conjuntamente el 19 de abril por 10 agencias gubernamentales, incluidos el Ministerio de Comercio y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, así como el Banco Popular de China, destacó la última medida del país para ampliar la apertura en sectores como el financiero.

Los departamentos gubernamentales deben tomar medidas concretas para aprobar de modo eficiente las solicitudes de calificación para el programa de inversores institucionales extranjeros calificados en dólares, o QFII (en inglés), y su par en renminbi, de conformidad con la ley.

Según la Comisión de Regulación de Valores de China, el año pasado se concedió el estatus QFII a 81 instituciones, lo que representa una amplia gama de entidades globales de 15 países, regiones y organizaciones internacionales.

La inversión de instituciones extranjeras en empresas nacionales de ciencia y tecnología será apoyada en el marco del sistema de Socio Limitado Extranjero Calificado (QFLP, en inglés), según indica el anuncio.

El sistema QFLP se refiere a programas que permiten a los inversores institucionales extranjeros, después de obtener la aprobación correspondiente y pasar otros procedimientos de supervisión de fondos de divisas, convertir su capital extranjero en fondos en renminbi para invertir en acciones privadas o en el mercado de capital de riesgo en China.

Dong Zhongyun, economista en jefe de China AVIC Securities, dijo que las posibilidades de inversión ampliadas asociadas con inversores extranjeros calificados pueden reorientar gradualmente la inversión en el mercado de capitales de China a medida que aumentan sus tenencias de acciones y bonos chinos.

El mercado de capitales de China podría beneficiarse de la diversificación y liquidez que pueden aportar los inversores extranjeros calificados. Su perspectiva de inversión a largo plazo puede contribuir a un ecosistema de mercado más equilibrado y sostenible, reduciendo la volatilidad a corto plazo y promoviendo la estabilidad, afirmó Dong.

Zhang Ying, director general de la compañía francesa de software Dassault Systèmes en China, afirmó: “Con un compromiso inquebrantable para seguir avanzando en la apertura, la influencia de China en las cadenas industriales, de suministro y de innovación globales ha aumentado notablemente, brindando nuevas oportunidades para que corporaciones multinacionales como Dassault Systèmes saquen provecho de su potencial de mercado”.

La compañía se ha beneficiado del entorno empresarial de China en los últimos años, afirmó Zhang, y seguirá aumentando la inversión, la producción, la innovación y la investigación y el desarrollo en el país.

Además, según el anuncio, los fondos de capital de riesgo creados por entidades extranjeras en China recibirán el mismo trato que aquellos constituidos por inversores nacionales.

La emisión de bonos, particularmente bonos en renminbi, por parte de entidades extranjeras en el país puede ayudar a diversificar sus fuentes de financiamiento y reducir los costos de divisas, de acuerdo al anuncio. Asimismo, los departamentos adoptarán medidas para alentar a las instituciones extranjeras elegibles a emitir dichos bonos en China, con un enfoque en el sector tecnológico.

China está reforzando su apoyo a las empresas orientadas a la tecnología respaldadas por instituciones extranjeras, permitiéndoles emitir bonos de crédito corporativo y al mismo tiempo ampliar la escala de su emisión, indica el anuncio.

La emisión de bonos, en particular bonos de crédito, es una forma eficaz para que las empresas de tecnología alivien las dificultades financieras causadas por garantías inadecuadas, informó el departamento financiero del Ministerio de Comercio de China.

A fines de febrero cotizaban en el mercado cambiario 632 bonos emitidos por empresas de ciencia y tecnología, por un valor total de 592.000 millones de yuanes (u$s 81.700 millones), según cifras oficiales.

Reconociendo la importancia de ofrecer opciones de salida viables para los inversores extranjeros, los departamentos gubernamentales han tomado medidas relativas a cotizaciones, fusiones y adquisiciones en el extranjero y transferencias de acciones como canales de salida, agrega el anuncio.

Xu Hongcai, subdirector del Comité de Política Económica de la Asociación de Ciencias Políticas de China, señaló que los inversores extranjeros a menudo evalúan la facilidad para salir de las inversiones como un factor clave en su toma de decisiones.

La disponibilidad de canales de salida optimizados y que funcionen bien contribuirá al atractivo general del mercado chino y catalizará una mayor inversión extranjera en diversos sectores, sostuvo Xu.

Marc Horn, presidente de Merck China, señaló: “Tengo mucha confianza y soy optimista sobre el crecimiento a largo plazo que hemos visto en China. Creo que es un país resiliente y ha demostrado que puede cambiar muy rápidamente y que se encuentra en un gran camino de transformación”.

“Hemos gastado 6.000 millones de yuanes en los últimos 10 años en China. Consideramos que esto es un excelente siguiente paso para futuras inversiones y asociaciones en China”, concluyó.

Temas relacionados: