Diario Uno > China Watch > China

Los principales hallazgos arqueológicos de 2020

Este año se cumple el centenario del nacimiento de la arqueología china moderna tras el descubrimiento de la cultura Yangshao

Este año se cumple el centenario del nacimiento de la arqueología china moderna tras el descubrimiento de la cultura Yangshao, que data de hace 7.000 años, y los arqueólogos chinos presentaron nuevos y fructíferos hallazgos para la celebración.

Los 10 principales hallazgos arqueológicos de 2020, la versión de este año de una lista anual a la que a menudo se hace referencia como los “Oscar” de la arqueología china, se dieron a conocer el 13 de abril. La lista refleja cómo se formó y creció la civilización, mezclando varios elementos culturales a lo largo de milenios.

Los 10 descubrimientos sobresalientes constituyen lo más destacado de más de 1.300 excavaciones arqueológicas en China el año pasado, señaló Yan Yalin, director del departamento de conservación de bienes culturales y arqueología de la Administración Estatal de Patrimonio Cultural.

Veinte candidatos, seleccionados por encuestas de arqueólogos y la opinión pública, ingresaron a la ronda final de evaluaciones, llevada a cabo por un panel integrado por académicos de alto nivel, institutos de investigación y museos del país.

Junto al Mar Oriental de China, los arqueólogos desenterraron un enorme montículo de conchas que data de hace 8.300 años, el más antiguo y enterrado más profundamente en China, en el sitio de Jingtoushan en Yuyao, provincia de Zhejiang. “Una gran cantidad de otras reliquias, como los artículos de uso diario que se dejaron en los pantanos, también reflejaban vívidamente el estilo de vida de las personas en las zonas costeras de entonces”, comentó Li Shuicheng, profesor de la Universidad de Sichuan y miembro del jurado. “Eso también nos aporta referencias cruciales para estudios de cambios ambientales en la costa”.

Otro descubrimiento fue una epopeya de la historia antigua del Tíbet en forma de estatuillas y artefactos en el cementerio de Sangsdar Lungmgo en el condado de Zanda, prefectura de Ngari, Región Autónoma del Tíbet. Los artículos abarcan desde el siglo IV a. C. hasta el siglo VII d. C. “A través de las estatuillas de madera desenterradas y los artefactos de oro y plata, vemos una comunicación frecuente entre la región con la zona al sur del Himalaya, así como con la actual China Central y la Región Autónoma Uygur de Xinjiang”, señaló Han Guohe, arqueólogo y presidente adjunto de la Universidad de Zhengzhou.

En la provincia de Guizhou, la cueva de Zhaoguo, el sitio más antiguo entre los 10 principales hallazgos y que tiene una antigüedad de entre 12.000 y 45.000 años, aportó pistas clave para los estudios de la historia antigua de los humanos modernos a través del descubrimiento de herramientas hechas de huesos.

En el sitio de Mopancun en Tumen, provincia de Jilin, las ruinas de la ciudad de principios del siglo XIII, el sitio más nuevo en la lista, resultó ser la capital de Dongxia, un estado regional que una vez tuvo una gran influencia en el noreste de China. Había menos información sobre Dongxia que sobre otros estados debido a la falta de documentación. Pero los elementos desenterrados escritos en caracteres chinos mostraron una estrecha conexión entre el estado y China Central.

En la provincia de Henan, en el centro de las llanuras de China Central, considerada un centro de civilización de la antigua China, los hallazgos recientes brindan una nueva comprensión de los primeros años de su rol en el fomento de la cultura del país. Se descubrió que el sitio de Shuanghuaishu en Gongyi contenía las ruinas de una gran ciudad que data de hace 5.300 años y mostró muchos vínculos con la construcción urbana en períodos históricos posteriores. “En comparación con otras ruinas importantes de hace unos 5.000 años en el resto de China, los sitios de Henan, que se suponía que eran un núcleo cultural, se mantuvieron sorprendentemente tranquilos durante este período”, sostuvo Li. Las ruinas de la ciudad, con un área de 1,17 kilómetros cuadrados, tienen tres capas de fosas alrededor de un complejo de instalaciones residenciales, fosas de sacrificio, altares, cementerios y otras características. Son las ruinas de la ciudad de más alto nivel de su tiempo que se encuentran a lo largo del tramo medio y bajo del río Amarillo. Otro hallazgo que emocionó a los arqueólogos fue la sospecha de un surco de rueda en el sitio. El primer surco confirmado conocido en China es de hace 4.200 años, por lo que el nuevo hallazgo, si se confirma, podría reescribir la historia del transporte, agregó Li.

En Zhoukou, también en Henan, los graneros que incluían fortificaciones en el sitio de Shizhuang, que datan de 2000 a 1700 a. C., han aportado la prueba más antigua en China sobre la regulación gubernamental del almacenamiento y suministro de alimentos. “Es una pista clave para nuestra exploración sobre la gobernanza y la estructura social de los estados en etapa antigua, y también ayuda a nuestra investigación sobre cómo nació y creció una dinastía centralizada en China”, señaló Xu Hong, investigador del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias Sociales de China.

Seguir leyendo