Diario Uno China Watch China
Convivencia

Los lugareños aprenden a convivir con los elefantes

Manadas ambulantes traen nuevos desafíos para Pu'er

Zhou Zhitao ha perdido la cuenta de la cantidad de veces que se ha encontrado con elefantes asiáticos salvajes en la última década, durante su labor con la autoridad forestal en Pu’er, provincia de Yunnan. Una vez apartó una hoja de un plátano mientras se abría paso a través de la jungla y se encontró con una manada de elefantes ambulantes a solo unas docenas de metros de distancia. Logró huir a un lugar seguro después de saltar por una pendiente. De hecho, Zhou, que dirige la oficina de protección de los animales salvajes y los humedales de la autoridad, aconseja huir y esconderse, como ha hecho varias veces, a quien se tope con elefantes.

Una manada de elefantes ambulantes fue noticia en China y en el extranjero después de caminar inesperadamente más de 500 kilómetros al norte de su hábitat tradicional en la Reserva Natural Nacional de Xishuangbanna de la provincia. Por ello, los funcionarios de las áreas donde los elefantes no habían aparecido en los últimos tiempos se han visto repentinamente obligados a vigilar a estos animales en un intento de evitar víctimas.

Desde sentirse asustados al principio hasta considerar a los elefantes como visitantes habituales que llegan para escapar del calor del verano, muchos residentes en Pu’er se han acostumbrado cada vez más a la vida con los animales, que pueden llegar a pesar hasta 5 toneladas.

Sin embargo, los elefantes ahora deambulan por áreas donde la gente tiene un conocimiento limitado de ellos, lo que plantea desafíos para las autoridades locales a fin de evitar conflictos entre los animales y los lugareños.

Desde que un elefante solitario entró en Pu’er en 1992, los mamíferos gigantes han seguido llegando, según la autoridad forestal de la ciudad. El seguimiento por parte de la autoridad muestra que 181 elefantes asiáticos salvajes, o casi el 62 % del total del país, deambulan por zonas de Pu’er donde viven más de 470.000 personas. Para Zhou, no significa necesariamente que los elefantes tengan la intención de lastimar a las personas si se abalanzan sobre ellos, ya que a veces los animales solo quieren jugar, pero agregó que como son tan fuertes, pueden causar víctimas fácilmente. “Sin duda debemos protegerlos, pero también tenemos que tomar precauciones contra ellos”, agregó.

Muchos residentes rurales de Pu’er se han familiarizado cada vez más con los elefantes, ya que los animales visitan con frecuencia sus áreas de origen. Por ejemplo, Ding Chunlin, de la aldea de Dazhai, municipio de Yixiang, Pu’er, señaló: “Nos hemos acostumbrado a ver llegar a los elefantes”. Los elefantes adultos pueden moverse hasta 36 kilómetros por hora. “Esto significa que pueden tardar un poco más de dos horas en llegar a nuestro pueblo desde la reserva de Xishuangbanna. A menudo vienen en agosto y septiembre, cuando allí hace calor y en Dazhai los campos están llenos de maíz y plátanos”, sostuvo Ding.

Bi Shixue, del municipio de Meizi, Pu’er, vio elefantes por primera vez en 1994, cuando visitó el Valle de los Elefantes Salvajes en Xishuangbanna. El año pasado, mientras trabajaba como agricultor y guardabosques a tiempo parcial patrullando áreas alrededor de su casa, se sorprendió al ver una manada de elefantes que lo visitaba. A última hora de la tarde del 21 de diciembre, los elefantes barritando rompieron el silencio de la zona, rodeada de montañas. El trompeteo continuó durante horas.

En la segunda mañana, Bi se sorprendió gratamente cuando vio señales de que había nacido una cría de elefante. Comentó que los aldeanos estaban emocionados de escuchar esta noticia, ya que los elefantes son figuras auspiciosas en la cultura tradicional china y “xiang”, el nombre chino para elefante, se pronuncia igual que la palabra que significa buena suerte y felicidad.

A pesar de que los elefantes comen algunos cultivos de la aldea, Bi sostuvo que las aseguradoras pagarían una compensación por los daños causados. Según la administración de bosques y pastizales de la provincia de Yunnan, en 2010, la provincia fue la primera zona de China en introducir un programa piloto de seguros para otorgar indemnizaciones por daños causados por animales salvajes. Con fondos públicos, el programa cubrió toda la provincia en 2014. De 2016 a 2020, se pagó un total de 297 millones de yuanes (u$s 45,8 millones) como compensación en más de 130.000 casos de este tipo en toda la provincia, informó la administración.

Bi cree que los elefantes llegaron a su aldea debido a las grandes mejoras realizadas en el medio ambiente local tras los esfuerzos del Gobierno para conservar las áreas forestales. Las autoridades locales han plantado maíz, plátanos y batatas en más de 130 hectáreas de tierras agrícolas. Se espera que el área total, que funciona como una “cantina de elefantes” en Pu’er, alcance las 1.000 hectáreas para 2025, sostuvo Zhou. “Después de alimentarse en la ‘cantina’, los elefantes no entrarán a las aldeas a buscar comida, lo que ayuda a reducir los conflictos entre humanos y elefantes”, agregó.

Epígrafe:

  • Una manada de elefantes salvajes se alimenta de cultivos en un campo en el condado de Yimen, Yuxi, provincia de Yunnan, el 16 de junio. DEPARTAMENTO DE SEGURIDAD PÚBLICA DE YUXI

Temas relacionados: