Diario Uno China Watch China

La prosperidad común refleja el verdadero carácter de China

China, ha realizado innovaciones en la sociedad para que sean compartidas por todos

Por UNO

Tal vez el Occidente merezca el crédito por reconocer la naturaleza dinámica de la sociedad, pero el Oriente, en particular China, ha ido más allá del escrutinio de la naturaleza dinámica de la civilización al hacer innovaciones en la sociedad para que sea compartida por todos, sobre la base de que los humanos vivimos en el mismo planeta, respiramos el mismo aire y compartimos una herencia y un destino en común.

En los tiempos modernos, el dinamismo de la sociedad china se ha beneficiado de la incorporación del concepto de socialismo, que los grandes filósofos consideran inherente a la conciencia que tiene el hombre de su entorno. Específicamente, el socialismo con peculiaridades chinas mide lo que la humanidad ha logrado e insiste en compartirlo para la prosperidad común de todas las personas. Esto hace que el concepto de socialismo de China sea dinámico, innovador y obligado a transmitir lo que los humanos han logrado. La perspectiva de China sobre la sociedad, por lo tanto, la ha empujado a introducir cambios. El socialismo con peculiaridades chinas está orientado a lograr cosas positivas, como comprometerse a compartir los logros de la nación para la prosperidad común de la humanidad.

Seguir leyendo

El camino original del Partido Comunista de China fue verdaderamente revolucionario porque le permitió a China apartarse de las cadenas del imperialismo, el colonialismo y el feudalismo. Hoy, el Partido se mantiene dinámico para lograr una mayor gloria para la sociedad de la nación. Ésta es la belleza de la dialéctica de la historia. La revolución china sigue teniendo el mismo vigor y entusiasmo, y siempre está ansiosa por lograr y compartir. El enfoque de China hacia el socialismo no solo es evolutivo, sino que también es un proceso inclusivo y continuo.

El presidente Xi Jinping había dicho que la prosperidad común que persigue China no debe entenderse de ninguna manera como igualitarismo o robar a los ricos para ayudar a los pobres, sino como un proceso dinámico que promueve la distribución justa de la riqueza de la nación y asegura que los canales y las oportunidades para la movilidad ascendente estén distribuidos de manera más justa.

China es consciente de que todas las sociedades alcanzan su punto máximo y eventualmente pierden su impulso, y que la laxitud permitirá resucitar la desigualdad. La innovación de China en el socialismo es un proceso continuo que mejora y se expande constantemente, similar al crecimiento y los cambios en su economía y al reparto de una “torta” cada vez mayor en una sociedad moderadamente próspera.

En teoría, esto explica por qué la innovación gradual del sistema socialista es típicamente china y ha demostrado ser mucho más duradera que el modelo occidental. Es claramente chino en el sentido de que su gente considera los cambios como algo intrínsecamente integral a su sistema.

La idea de prosperidad común es para el presidente Xi una sabiduría que refleja el verdadero carácter del pueblo chino. Es lo opuesto a la política de excepcionalismo de Estados Unidos, que solo puede implementarse a través del unilateralismo caracterizado por la amenaza de la arbitrariedad y la sanción. Xi tiene razón en su observación de que la sociedad es histórica y biológicamente interdependiente. Aceptar esta realidad es promover la cooperación de beneficio mutuo, que es la guía práctica de la humanidad hacia la paz y la tranquilidad.

El excepcionalismo estadounidense es lo opuesto a los cinco principios de coexistencia pacífica adoptados por el difunto primer ministro chino Zhou Enlai, principios a los que China se mantiene fiel hasta el día de hoy. Esto ha generado amistad con países de Asia, África y América Latina, y esas amistades se han expandido enormemente después del lanzamiento de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés). China ha cultivado la amistad a través del comercio y el desarrollo pacíficos.

Ésta es una diferencia clara entre los enfoques de China y Estados Unidos. El concepto de prosperidad común de China se implementa dando el paso correcto para lo que es mutuamente bueno. No es altruismo, sino una fórmula razonable en la que todos ganan y es el mayor incentivo para la paz.

La mayor medida de éxito es la BRI. Hoy en día, una gran cantidad de países son partes de la BRI, cuyo éxito radica en su legítima interpretación del socialismo.

El autor es un analista político y columnista del Manila Standard. Las opiniones no reflejan necesariamente las de China Daily.

Temas relacionados: