Diario Uno > China Watch > Madera

La madera cobra vida a través de las artesanías

El arte y el movimiento se combinan cuando las figuras parecen cobrar vida. La historia de Yu, de 29 años, un fabricante de autómatas, figuras mecánicas artísticas autopropulsadas

Bajo la influencia creativa de Yu Chenrui, la madera no solo cobra vida, sino que también cuenta historias increíbles y atrae a una audiencia elogiosa.

Con el manejo de una manivela, la pulsación de un botón o el tirón de una cuerda, las figuras de madera de sus creaciones se mueven como por arte de magia, en Chengdu, provincia de Sichuan. Los autómatas están construidos para parecerse a humanos o animales y dan la ilusión de poder moverse por sí solos. “La forma de arte me impresiona, porque integra varias habilidades, desde la narración hasta la mecánica y las piezas están construidas con sentido del humor”, señaló Yu.

En la era de la tecnología, este es sin duda un sector marginal. Yu estima que ha atraído a no más de 10 fabricantes y profesionales de tiempo completo en todo el país. Sus creaciones han llamado la atención de artistas de renombre, como Paul Spooner de la casa de fabricación de autómatas en el Reino Unido y Kazuaki Harada de Japón. De hecho, en las redes sociales, Spooner aplaudió a Yu como “un gran profesional”. En febrero, Kazuaki lo recomendó para el Programa de Autómatas durante el Día Mundial de la Madera de este año, que se celebró el 21 de marzo, con el motivo de destacar y concientizar sobre la importancia y el valor cultural de la madera y su uso responsable.

Con precios que oscilan entre cientos de yuanes hasta decenas de miles de yuanes, sus extravagantes obras de arte han atraído a coleccionistas de todo el mundo. “Una cosa fascinante acerca de los autómatas es que deleita a personas de todas las edades”, expresó Yu. “Los adultos los aprecian como arte, mientras que los niños los ven como juguetes”.

La historia de los autómatas tiene su origen en la antigua Grecia. De hecho, el nombre proviene del griego “automatos”, que significa “se mueve por sí solo”. Los autómatas fueron las primeras máquinas complejas producidas por el hombre y los principios mecánicos aplicados no han cambiado durante miles de años.

Yu, interesado en la artesanía desde que era niño, se encontró por primera vez con autómatas diseñados por Kazuaki en una exposición en 2015 cuando estudiaba en la Universidad de Comunicación de China en Beijing. “Fue como conocer a un amigo con ideas afines”, comentó Yu.

Como estudiante de arte y diseño, comenzó a aprender el oficio por sí mismo y, con el apoyo de su tutor Lu Ying, siguió estudiando e investigando autómatas en la facultad. Ahora el hobby se ha vuelto una carrera.

Después de graduarse en 2016, Yu consiguió un trabajo en una agencia de publicidad cerca del lago Shichahai, un área escénica popular en Beijing. Mientras trabajaba como diseñador, siguió explorando y mejorando sus habilidades en el tallado de madera y la mecánica.

Cuando todos los días caminaba por el lago Shichahai, observaba a los patos nadando, buscando comida y buceando. Los patos inspiraron su creación de autómatas titulada La búsqueda de uno mismo, en la que un patito nada feliz en un círculo. Al mismo tiempo, un pato mayor parece no estar seguro de qué se trata su vida. El pájaro más joven parece despreocupado y está feliz de jugar.

En una exposición, cuando una niña vio la pieza y preguntó por qué el pato seguía buscando sin encontrar nada, Yu escuchó la interpretación de su abuela, que era exactamente cómo quería que se explicara la pieza. La abuela dijo que, debido a que los seres humanos cambian con el tiempo, buscarse a uno mismo es un proceso que dura toda la vida y las dudas pueden surgir con la edad.

En 2018, Yu dejó su trabajo y regresó a Chengdu para abrir su taller de autómatas. Finalmente, empezó a ganarse la vida con su pasatiempo.

Muchas de sus creaciones están construidas con una pizca de sabiduría y un toque de humor y están inspiradas en observaciones de la vida real. El leñador y el gusano se deriva de su propia experiencia al encontrar un agujero de gusanos mientras cortaba madera. La pieza muestra a una criatura con los ojos bien abiertos en el momento en que se corta en dos el tronco en el que vive. Un admirador que vio la pieza en línea comentó: “Increíble trabajo en madera, me encantan los pequeños detalles, como los dedos que se mueven individualmente en una mano y el gusano escondido dentro del tronco de madera”.

Yu sabe que aún quedan muchas más ideas creativas por expresar. “Se siente bastante bien estar completamente dedicado a la creación de autómatas… Y sigo buscándome a mí mismo”, señaló.