Logros medioambientales

La lucha contra los contaminantes recibe elogios

Especialistas en ecología felicitan al país por sus logros medioambientales en el XX aniversario de la entrada en vigor del Convenio de Estocolmo

Los esfuerzos de China para controlar los contaminantes orgánicos obtuvieron el reconocimiento de los expertos ecológicos extranjeros.

“No se puede subestimar el papel fundamental de China en la gestión de productos químicos a escala mundial”, señaló Rolph Payet, secretario ejecutivo de los Convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo. “Desde la ratificación de enmiendas hasta la implementación de sus planes nacionales, China ha sido un ejemplo de dedicación al abordar los contaminantes orgánicos persistentes”.

“La participación activa de China en los procedimientos científicos bajo el Convenio de Estocolmo, como el plan de monitoreo global de contaminantes orgánicos persistentes, subraya su compromiso no solo con la implementación doméstica sino también con el progreso regional y global”, sostuvo Payet.

Hizo estas declaraciones el 17 de mayo en una reunión organizada por el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente de China para conmemorar el XX aniversario de la entrada en vigor del Convenio de Estocolmo en el país.

El convenio, conocido formalmente como Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, fue adoptado en 2001 y entró en vigor en 2004, siendo China uno de los primeros países en firmarlo. Con 186 partes involucradas, el pacto ha conseguido una participación casi universal y también ha ampliado el número de tipos de contaminantes orgánicos persistentes que abarca. En inicio eran 12 y ahora son 34.

Los contaminantes orgánicos persistentes son sustancias químicas tóxicas que permanecen en el medio ambiente, se acumulan a lo largo de la cadena alimentaria y tienen el potencial de transportarse a larga distancia en el ambiente, lo que genera riesgos para la salud humana y la naturaleza. Entre ellos figuran ciertos pesticidas, productos químicos industriales y subproductos no previstos derivados de procesos industriales.

Al ser la parte que más contribuye al presupuesto central de la convención, China se ha esforzado por regular estos contaminantes y sus medidas internas han aumentado considerablemente, señaló Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

China ha eliminado de forma gradual 29 de los 34 tipos de contaminantes, ha limpiado más de 100.000 toneladas métricas de residuos de contaminantes orgánicos persistentes cada año y ha reducido la intensidad de las emisiones de dioxinas en las principales industrias, añadió Andersen.

Además, María Helena Semedo, subdirectora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, resaltó la conexión entre la gestión de productos químicos y la agricultura sostenible, elogiando a China por sus logros en la progresiva eliminación de la producción, uso, importación y exportación de la mayoría de los contaminantes orgánicos persistentes presentes en los pesticidas a través de políticas y programas. China ha promovido alternativas más seguras y abogado por prácticas agrícolas más ecológicas.

“Solo trabajando juntos podremos trascender los límites de la innovación, la ciencia y la tecnología para desarrollar soluciones sostenibles que nos permitan gestionar de manera efectiva los contaminantes orgánicos persistentes”, afirmó Semedo.

Temas relacionados: