Diario Uno > China Watch > China

La lucha contra el virus endereza las cosas

El escritor italoamericano elogia el éxito de China contra la pandemia y su creciente papel global bajo la gobernanza del PCCh

A principios del año pasado, en el apogeo de los temores sobre la pandemia del coronavirus, el escritor italoamericano Mario Cavolo resolvió que los “ataques violentos, políticos, xenófobos y racistas” contra China debían detenerse. Su publicación en las redes sociales que compara la reacción del COVID-19 con el brote de gripe H1N1 en Estados Unidos hace una década se volvió viral rápidamente y millones de espectadores en todo el mundo estuvieron de acuerdo en que difamar a China a pesar de su éxito en la lucha contra la pandemia fue tremendamente injusto.

Los sucesos impulsaron a Cavolo, un destacado experto en China, director ejecutivo de M Communications Group y miembro senior del grupo de expertos del Centro para China y la Globalización con sede en Beijing, a escribir su tercer libro sobre el país centrándose en sus logros contra la pandemia en los meses que siguieron. El libro se titula Something’s Not Right Here Folks (Algo no está bien aquí), al igual que su impactante publicación. “No es un análisis económico de China”, señaló Cavolo, quien ha vivido en el país durante 20 años. “No es una continuación de mis libros anteriores sobre China o un libro geopolítico. Es un libro lleno de historias y un análisis de lo que sucedió de enero a junio, para conmemorar la experiencia que todos pasamos aquí en el país. Y el pueblo y el Gobierno chino tienen mucho de qué enorgullecerse. Mientras que China logró controlar la pandemia, otros países están teniendo dificultades para hacer lo mismo”, sostuvo. “Así que es una prueba de China”.

El éxito en la lucha contra el COVID-19 es en sí mismo uno de los últimos grandes ejemplos de los beneficios de un sistema de gobernanza bajo el Partido Comunista de China (PCCh), que celebra su centenario este año, afirmó Cavolo. Al destacar los logros en medio de las celebraciones del centenario, Cavolo señaló que el “modelo de gobernanza estable y capaz” de China ha elevado notablemente una clase media y un nivel de vida sin precedentes. “Una clase media que, en este momento, es básicamente el doble del tamaño de Estados Unidos. Podríamos dedicar mucho más tiempo a concentrarnos en las increíbles consecuencias de ese logro. El modelo actual de gobernanza de China... es la eficiencia al hacer las cosas”.

El modelo chino incluye planes quinquenales esenciales y un mecanismo de retroalimentación en sintonía con las necesidades reales de la gente, sostuvo Cavolo. “Lo sorprendente de los planes quinquenales es que implementan lo que el Gobierno dice que se debe hacer. De hecho, se encuestó a la gente y se les preguntó: ‘¿Qué necesitas? ¿Qué necesita la sociedad?’ Se forma la política y luego el Gobierno hace su trabajo. Hay mucho proceso democrático dentro del sistema del Partido y, de hecho, dentro de la Constitución de China. Así que el Gobierno chino sale y pregunta a sus ciudadanos ‘¿Cuáles son tus intereses? ¿Cuáles son tus problemas?’ Esto se hace mediante una serie de encuestas en curso. ¿Cómo hace el Gobierno para informarse y saber qué hacer si no pregunta a sus ciudadanos? Su sistema de gobernanza, que es democrático, es salir y preguntar a todos, averiguar qué necesitan los ciudadanos. Esa información avanza hacia arriba a través de los gobiernos de varios niveles, de los pueblos locales a las ciudades, a los municipios, a las provincias, y luego, en última instancia, hasta Beijing, donde esto se incorpora y se crea la formación de políticas, que es lo que están ejecutando y concretando en el plan quinquenal. Es un sistema muy administrado, claro y eficiente”.

Los logros del desarrollo y la gobernanza liderados por el PCCh ahora son lo suficientemente claros como para que otras naciones en desarrollo estén preparadas para aprovecharlos, sostuvo. “El modelo de China es el más exitoso. El mundo puede ver eso. Y los gobiernos y líderes de otros países de hecho se están acercando a China. El continente africano es otro ejemplo. Algunos países de América Latina están dispuestos a colaborar y trabajar con China; parte de eso es adoptar sus métodos de gobernanza porque funcionan y tienen éxito... Así que tenemos un modelo de gobernanza exitoso, eficiente y capaz. Eso es obvio. Y es algo bueno para el mundo, ya que ahora China se encuentra incluso en el punto en que está llegando globalmente a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta; y también, en relación con la pandemia, a través del programa para asegurar acceso a la vacuna COVAX, ayudando al mundo y convirtiéndose en un socio más global, y el mundo lo necesita. El éxito de cualquier país es mayor éxito para el mundo, y China lo sabe”.

De manera similar, el resto del mundo debería comprender mejor el papel cada vez más importante de China para el desarrollo global, señaló Cavolo. “No creo que China quiera ser el líder mundial. No, no creo que China quiera asumir esa responsabilidad tanto como para salir y decir: ‘Somos capaces. Somos eficientes. Estamos aquí para ayudar. Podemos servir a sus intereses. Estamos dispuestos y queremos hacerlo’. La pandemia es un buen ejemplo de esto”.

Seguir leyendo