Diario Uno > China Watch > Agua

La gloria de un mundo oculto

Fotógrafo de aguas profundas captura la maravilla de la vida bajo las olas

Desciende la cortina oscura de la noche. Al caer, esconde un enorme movimiento submarino. Se llama migración vertical diurna. En pocas palabras, este es el mayor movimiento de biomasa del planeta. Los organismos marinos suben a la superficie del mar después del anochecer y regresan a las aguas profundas antes del amanecer. Este mundo enérgico pero oculto ha sido el foco de la lente de la cámara del fotógrafo subacuático Zhang Fan durante los últimos 10 años.

Para ser específico, es un fotógrafo de inmersión nocturna. Esto se hace en mar abierto. Pero no se trata solo de sumergirse en el agua por la noche. El buceo nocturno se realiza donde aparentemente no hay fondo, en aguas muy profundas, mediante una línea descendente y luces para atraer la vida marina. El fotógrafo a menudo busca la fauna marina inusual que rara vez, o casi nunca, se ve. “La experiencia es asombrosa”, señaló Zhang, de 35 años. “Bucear en las profundidades del océano me hace sentir como si estuviera flotando en un espacio infinito con criaturas marinas luminosas que brillan como estrellas”.

Te puede interesar...

Desde la ballena azul, el mamífero más grande del mundo, y el pulpo manta que raramente se ve, hasta criaturas planctónicas parecidas a extraterrestres, los océanos albergan formas de vida ilimitadas para que Zhang las explore y registre. Estuvo bajo el agua en más de 30 países y regiones.

El buceo nocturno, relativamente nuevo en China, se remonta a principios de la década de 1980 en Hawái. Por lo general, la fotografía de inmersión nocturna implica colgar poderosos cebos de luz cada cinco metros hacia abajo de una boya, dejándola flotar en aguas profundas y esperando que la luz atraiga a las pequeñas criaturas marinas desde las profundidades para ser fotografiadas. “Es un mundo lleno de sorpresas en el que nunca se sabe lo que se encontrará”, sostuvo Zhang.

Comenzó la fotografía en inmersión nocturna en 2010 y espera que algún día pueda publicar un libro como una guía de campo para la vida en el azul profundo basado en sus imágenes y descripciones. Reconocido como un fotógrafo pionero de buceo nocturno en China, tiene más de 430.000 seguidores en su cuenta del servicio de microblogs Sina Weibo. “A través de mi lente, espero crear conciencia sobre la conservación y la protección marina y que más personas puedan disfrutar de la belleza del océano”.

Zhang pasó su infancia en Haikou, en la provincia insular de Hainan y desde pequeño desarrolló una fascinación por el océano. La mayoría de los días se pasaban dentro y cerca del agua. Cuando tenía 6 años, hizo un dibujo de un bote y dos buzos listos para fotografiar unas 50 criaturas marinas en el agua. Entonces supo lo que quería ser. “Las marcadas con estrellas son las variedades marinas que deseaba encontrar cuando era niño y desde entonces las he grabado todas con mi cámara”.

Como graduado de la Academia Central de Bellas Artes de China en Beijing con una licenciatura en ilustración, Zhang tuvo varios trabajos ocasionales, como diseñador conceptual de videojuegos o artista 3D, antes de comenzar a ganarse la vida como fotógrafo.

El paso adelante lo dio cuando un amigo lo invitó a bucear en las aguas que rodean las islas Xisha en Hainan. Aunque el viaje fue costoso, Zhang accedió y pidió dinero prestado para comprar equipo específicamente para uso bajo el agua, incluida una Canon G12 y una luz de flash submarina Inon.

Sin embargo, con todo listo, el viaje fue cancelado por mal tiempo. La mala suerte no detuvo a Zhang, quien aprovechó la oportunidad para aprender a bucear en Sanya, Hainan, tiempo durante el cual pudo tomar una foto de su primera criatura de aguas profundas, una talparia talpa (mole cowry). “He tenido que lidiar con muchos momentos peligrosos bajo el agua, como ser golpeado por un cachalote, experimentar una erupción volcánica y el uso de dinamita por los barcos de pesca”, comentó Zhang.

Sin embargo, sabe que los animales marinos son mucho más tolerantes con los humanos que los humanos con ellos. Experimentó la sorpresa de encontrarse con un pez en el mismo lugar de buceo con días o meses de diferencia. “Algunos peces tienen un arrecife fijo como hogar”, señaló. “Es como conocer a un viejo vecino”, expresó, hablando del momento conmovedor que es indescriptiblemente maravilloso cuando regresa después de un intervalo de unos días o incluso un par de meses para ver que los peces que fotografió antes todavía están allí.

Con la última década documentando el mundo submarino, Zhang ha visto cómo el cambio climático y el comportamiento humano han influido en el océano. “Nuestro planeta está cambiando y las cosas hermosas que amo están muriendo. Espero que mis fotos y videos sirvan como un llamado de atención para proteger nuestros océanos”

Temas