Energía limpia

La constructora china hace que la Copa del Mundo sea más ecológica

Una central fotovoltaica construida por una empresa china genera un suministro estable de energía limpia para el Mundial Qatar 2022

Desde que una multitud vitoreó en la inauguración de la Copa Mundial de la FIFA 2022 el 20 de noviembre en el estadio Al Bayt intensamente iluminado en Doha, la capital de Qatar, un suministro estable de energía limpia proveniente de una central fotovoltaica construida por una empresa china viene contribuyendo al evento deportivo mundial, aportando un importante legado verde.

La central eléctrica fotovoltaica de Al Kharsaah con una capacidad solar instalada de 800 megavatios, la primera central eléctrica de Qatar que no utiliza combustibles fósiles, fue construida de forma independiente por PowerChina Guizhou Engineering Co.

La central entró en funcionamiento a mediados de octubre, lo que aumentó significativamente la cuota de energías renovables en la combinación de consumo de energía del evento de fútbol y ayudó al compromiso de Qatar de organizar una Copa del Mundo sin emisiones de carbono, según la compañía.

“Los ahorros de carbono del proyecto se utilizarán para compensar la mitad de las emisiones generadas durante la Copa del Mundo”, sostuvo Wei Yujin, subgerente del proyecto. “Se espera que proporcione alrededor de 1.800 millones de kilovatios-hora de electricidad limpia a Qatar cada año, lo que puede satisfacer la demanda de energía de 300.000 familias en Qatar”.

Con una inversión de U$S417 millones, la central se construyó en 10 kilómetros cuadrados de terreno en la región de Al Kharsaah, a 50 kilómetros del centro de Doha. También es una de las centrales eléctricas fotovoltaicas más grandes del Medio Oriente, con 2 millones de células fotovoltaicas, y el tercer proyecto de energía fotovoltaica individual más grande del mundo.

La construcción del proyecto comenzó en julio de 2020 y los trabajadores tuvieron que hacer frente a una serie de dificultades, como un clima extremadamente cálido, fuertes vientos y escasez de mano de obra debido a la pandemia de Covid-19.

La central cuenta con el sistema de seguimiento activo más grande del mundo y componentes de doble cara para rastrear la ubicación del sol en tiempo real y mantener los paneles solares en el mejor ángulo”, sostuvo Wei.

“En comparación con el soporte fijo tradicional, el sistema de seguimiento tiene muchas más piezas instaladas, requerimientos de alta precisión en la instalación y requisitos de depuración extremadamente estrictos para el sistema de control”, señaló. “Por lo tanto, necesitábamos tres veces más el período de instalación y la inversión de mano de obra que se requieren habitualmente”.

Para cumplir con el cronograma del proyecto, la compañía organizó un equipo sólido para movilizar trabajadores calificados y talento gerencial con experiencia en construcción fotovoltaica de todo el Medio Oriente. Luego, se les proporcionó a los trabajadores videos tutoriales sobre la instalación y se construyó una plataforma de simulación para la enseñanza y la práctica en el lugar.

Zhao Yandi colaboró con esta nota.

Temas relacionados: