Diario Uno > China Watch > China

La columna vertebral de la nación 

El Partido Comunista de China nunca se ha relajado en la búsqueda de mejorar la calidad de vida de su pueblo

Talat Shabbir, director del Centro de Estudios China-Pakistán del Instituto de Estudios Estratégicos de Islamabad y experto pakistaní en relaciones internacionales, señala que el gran progreso de China en elevar el nivel de vida de su pueblo durante décadas confirma el papel del Partido Comunista de China (PCCh) como la columna vertebral del país en el impulso del desarrollo económico. Logros como el alivio de la pobreza subrayan las referencias del Partido, agregó. “Bajo (el liderazgo del) PCCh, China es, por mucho, un país mejor gobernado y más pacífico y próspero”, señaló Shabbir.

Además sostuvo que el PCCh ha seguido una política de fortalecer el crecimiento de China a través de transformarla y reformarla, a la vez que desempeña “un papel muy importante” en los logros. “China es un país enorme y el PCCh es la columna vertebral de China. Desde que se puso de pie y se hizo rico y fuerte, China ha realizado grandes saltos uno tras otro bajo el liderazgo del PCCh y se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo”. Asimismo, señaló la transformación de las principales ciudades de China, que han alcanzado niveles de categoría en ciencia y tecnología.

Sin embargo, el Partido Comunista ha sido objeto de acusaciones falsas, señaló. “El liderazgo del PCCh ha resistido acusaciones y ataques infundados contra China, especialmente la constante campaña de difamación contra el PCCh”. De todas formas, ha seguido adelante con su agenda, y el logro más notable que ha conseguido China bajo el liderazgo del Partido es aliviar la pobreza, sostuvo.

Según afirman desde el Banco Mundial, desde que China comenzó la reforma y apertura de su economía en 1978, más de 850 millones de personas han salido de la pobreza. De 2012 a 2019, el número de personas afectadas por la pobreza en China se redujo de casi 99 millones a 5,5 millones, y la proporción de la población en situación de pobreza se redujo del 10,2 % al 0,6 % durante ese tiempo. Shabbir sostuvo que el logro significa que millones de chinos de pobreza absoluta, en particular aquellos que viven en remotas aldeas de montaña, han salido de la situación desde 2012.

En diciembre, el presidente Xi Jinping señaló que China había logrado su objetivo de reducir la pobreza según lo planeado y había sacado de la pobreza a casi 100 millones de personas en los últimos ocho años. En febrero anunció la “victoria completa” de China en su lucha contra la pobreza absoluta. “A pesar de que la pandemia ha afectado gravemente a todos los ámbitos de la vida, el PCCh todavía está decidido a que su objetivo de alivio de la pobreza no se vea frustrado”, señaló Shabbir.

La pandemia revela las fortalezas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por China y la forma en que funciona, afirmó Shabbir, y la colaboración internacional en salud ha sido un componente firme de la iniciativa. De hecho, en enero de 2017, China y la Organización Mundial de la Salud firmaron un memorando de entendimiento para implementar una iniciativa centrada en la salud y crear conjuntamente la “Ruta de la Seda de la Salud”, señaló. Más tarde, en agosto, los países involucrados en la Franja y la Ruta adoptaron un comunicado para sinergizar los esfuerzos en las respuestas a emergencias médicas y la prevención de epidemias.

Desde el surgimiento de la pandemia, el liderazgo chino ha estado promoviendo el aspecto sanitario de la Franja y la Ruta, sostuvo Shabbir. “El compromiso de China de trabajar con el resto del mundo hacia una comunidad de futuro compartido reafirma su política exterior de paz de larga data”.

En cuanto a sus orígenes intelectuales, señaló: “El compromiso se inspira en las relaciones de la antigua filosofía china entre diversidad y unidad, orden y caos, y humanidad y naturaleza. También se basa en las tesis marxistas sobre la comunidad social y las teorías occidentales contemporáneas de las relaciones internacionales”.

Shabbir cita la creación de China, durante la Guerra Fría, de los famosos Cinco Principios de Coexistencia Pacífica. “(China) prometió que, como nuevo país independiente del tercer mundo, nunca buscaría la hegemonía de ninguna forma, sino un orden económico y político internacional más justo”, sostuvo Shabbir. Los cinco principios son: el respeto mutuo por la soberanía y la integridad territorial, la no agresión mutua, la no interferencia en los asuntos internos de otros países, la igualdad y el beneficio mutuo, y la convivencia pacífica. Fue creada por primera vez por el primer ministro Zhou Enlai en 1953 y sigue siendo una guía diplomática para el país.

Shabbir, quien ha recibido delegaciones del PCCh en el Centro de Estudios China-Pakistán y ha visitado China varias veces para reuniones, afirmó que el PCCh es “una organización maravillosa”. Algo importante que observó es que en el PCCh las personas que se encuentran más abajo están bien capacitadas y que un mecanismo de mejora sistemática les permite ascender gradualmente. “Es una gran idea que se coloque a los funcionarios en varios niveles y se los capacite sobre política, gobernanza y diversos temas que se pueden encontrar como entidad política”.

Seguir leyendo