Las fechas del Año Nuevo tibetano pueden variar en la Región Autónoma de Xizang, dependiendo de la altitud y el momento de la cosecha. Sin embargo, este año el festival, conocido como Losar, cayó el 10 de febrero y coincidió con la Fiesta de la Primavera.

Para los tibetanos, Losar es una época de reuniones alegres y fiestas animadas, que simboliza nuevos comienzos y brinda la oportunidad de reavivar amistades y expresar amor.

“Losar es una de las fiestas más importantes para los tibetanos”, señaló Tsetan Wangmo, residente de Lhasa. “Representa un nuevo comienzo, nuevos planes y esperanza para el próximo año. Une a la gente. Nos permite revitalizar nuestras relaciones”.

La limpieza de la casa juega un papel crucial en los preparativos del Año Nuevo tibetano. Junto con muchos otros tibetanos, consultó a un monje o astrólogo para elegir un día propicio para el ritual de limpieza anual, seguido del acto simbólico de descartar la basura en una dirección específica según el resultado de la consulta.

Los preparativos también incluyeron actividades tradicionales como freír pasteles, secar carne al aire libre, comprar ropa nueva o abastecerse de diversos aperitivos, frutas y frutos secos.

El Año Nuevo tibetano no se trata solo de época de cosecha, reuniones o bendiciones. También sirve como vehículo para preservar la cultura étnica y mostrar las características y el espíritu étnicos, sostuvo Zhong Jinwen, profesor de la Facultad de Lenguas y Literatura de las Minorías Étnicas Chinas de la Universidad Minzu de China en Beijing.

En China, los grupos étnicos suelen tener sus propios calendarios tradicionales. El momento del Año Nuevo tibetano está determinado por uno de esos cálculos únicos.

“Respetar a los mayores, preparar delicias, ofrecer sacrificios y realizar danzas y canciones son rituales importantes para las celebraciones de año nuevo de varios grupos étnicos”, indicó Zhong.

En la provincia de Yunnan, el pueblo va comienza su celebración el día 30 del duodécimo mes lunar, su día más alegre del año. Al menos un mes antes del evento, todos los hogares de la etnia va comienzan a elaborar vino utilizando arroz rojo cultivado localmente.

El último día del año es muy ajetreado: los residentes preparan comida, remojan arroz glutinoso, sacrifican cerdos y matan pollos. Los ancianos interpretan los augurios del pollo observando la parte del muslo del ave que está conectada a su cuerpo. Esto les dice si la familia tendrá buena fortuna y abundancia el próximo año.

Las alegres festividades pueden seguir hasta tarde. Los ancianos encienden hogueras mientras recitan bendiciones y oraciones para la comunidad, esperando un año de clima favorable y una vida feliz y saludable para todos. Personas de todas las edades tocan tambores y gongs para acompañar canciones y bailes. La fiesta a menudo se prolonga hasta bien entrada la noche.

Yang Fuquan, investigador de la Academia de Ciencias Sociales de Yunnan, indicó que la Fiesta de la Primavera no es solo para el pueblo han. “Muchas minorías étnicas también la celebran, cada una con sus costumbres únicas. Hoy en día, prácticamente todos los 56 grupos étnicos de China celebran la Fiesta de la Primavera, aportando cada uno sus elementos culturales únicos y enriqueciendo las connotaciones culturales del festival”.

El profesor Zhong destacó que la Fiesta de la Primavera funciona como un escenario para exhibir diversas culturas étnicas. “Personas de distintos grupos étnicos visten trajes tradicionales, celebran sus ceremonias étnicas e interpretan danzas y canciones de diferentes estilos. Es una forma de unidad social en el contexto de la diversidad étnica”.