La economía china podría tener una fuerte recuperación en el segundo trimestre a medida que el país reanuda su actividad comercial, según señalan los expertos.


JP Morgan Research, la unidad de investigación del banco de inversión, estima que China crecerá un 15 % intertrimestral en el segundo trimestre después de reducirse 3,9 % en el primer trimestre. Jing Ulrich, vicepresidente de banca global y de operaciones de Asia y el Pacífico del banco, señaló que tal recuperación demostraría la fortaleza central de la economía china. “La capacidad de China para superar la crisis actual y continuar con los planes a largo plazo demostrará la resiliencia nacional”, sostuvo.


Durante el primer trimestre, las fábricas han cerrado por períodos prolongados y muchos negocios no abrieron luego del Año Nuevo chino debido al brote de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), algo que ha tenido un impacto severo en las cadenas de suministro globales. El índice PMI (índice de gestores de compras) de China se desplomó a
35,7 % en febrero, el nivel más bajo registrado, de un 50 neutral en enero, según señaló el Buró Nacional de Estadísticas.


En un discurso en Beijing el 23 de febrero, el presidente chino Xi Jinping señaló que se requería reanudar el trabajo y la producción de forma ordenada sin comprometer los esfuerzos para prevenir y controlar la propagación del virus. Imogen Page-Jarrett, analista de investigación en Beijing para la Unidad de Inteligencia de The Economist, sostuvo que no todos los sectores de la economía habrían sido dañados por el brote. “Las empresas que ofrecen servicios online, como juegos, educación y
comercio electrónico, posiblemente registren una fuerte recuperación en sus negocios”.


Sin embargo, advirtió que muchas compañías más pequeñas en sectores muy afectados como el de las tiendas físicas minoristas, catering y alojamiento podrían cerrar sus puertas.


Xi también enfatizó en su discurso que, a pesar del revés de la epidemia, era importante luchar para alcanzar las metas y tareas para el desarrollo social y económico de este año.


China tiene el objetivo de convertirse en una “sociedad modestamente acomodada” y eliminar toda la pobreza extrema a tiempo para el 100º aniversario del Partido Comunista de China el año próximo. Para alcanzar el primero de estos objetivos, necesita duplicar el PBI per cápita del 2010 del país, que requeriría que la economía creciera este año entre un 5,5
y un 6 %. Stephen Roach, alto miembro del Instituto Jackson de Asuntos Globales de la Universidad de Yale, insiste en que la economía, a pesar del receso, aún podría estar encaminada. “Las aspiraciones de desarrollo y crecimiento a más largo plazo de China se mantienen intactas,
en mi opinión”, señaló.


Una de las principales preocupaciones es el impacto de la epidemia en el panorama económico global. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos advirtió el 2 de marzo que podría dar un gran golpe, reduciendo a la mitad su pronóstico de crecimiento global para este año del 3 al 1,5 %.

Temas relacionados: