Diario Uno China Watch China Watch
Sirven para registrar las medidas atmosféricas

Los globos, grandes investigadores

Los globos simbolizan y personifican la diversión, pero en sus versiones más avanzadas, aquellos que no se ven ni decoran las fiestas de cumpleaños, pueden tener un rol esencial para los humanos ya que se elevan en la atmósfera para aportar información científica.


Como investigador postdoctoral del Instituto de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Fudan, Zhang Peng, de 33 años, es consciente del valor de esos globos: Él los utiliza para registrar las medidas atmosféricas.
El instituto, creado hace casi cuatro años, investiga las regiones polares, específicamente cómo afectan al medio ambiente regional y global, la ecología, el tiempo y el clima.


A pesar de que los globos meteorológicos no son algo nuevo – los científicos los vienen utilizando desde el siglo XIX con el fin de reunir la información necesaria para el pronóstico del tiempo y la investigación climática – lo que hace Zhang con ellos sí que lo es.


En septiembre, en su viaje inaugural al Ártico, Zhang lanzó 150 globos meteorológicos que según él serán esenciales para ayudar a los científicos a descubrir más sobre las tormentas de la región y cómo éstas pueden estar relacionadas con las condiciones climáticas en otras partes del mundo. “Fue solo hace tres años que los científicos lanzaron por primera vez globos meteorológicos en el Ártico”, sostuvo Zhang. “Es demasiado pronto para hablar sobre la importancia de esa labor, ya que aún estamos trabajando en la información recolectada durante la expedición de 53 días”. En una ocasión, un globo pudo registrar información de una tormenta donde quedó atrapado. Zhang cree que es raro que un globo pueda capturar
datos desde adentro de una tormenta sobre el Ártico.


Durante esta expedición como investigador invitado del Instituto Coreano de Investigación Polar en Corea del Sur, Zhang fue el responsable de lanzar un globo meteorológico cada seis horas. Esta tarea no fue tan sencilla como suena, ya que las condiciones de tiempo severas podían interferir con el cronograma. Por momentos, tenía que demorar el lanzamiento del globo por una hora o más hasta que los vientos fueran favorables. “Varias veces tuve que caminar de un lado a otro del rompehielos a fin de encontrar el mejor momento para lanzar los globos. No había nadie en la cubierta a medianoche y el barco se movía de arriba a abajo debido a las fuertes olas. Cabía la posibilidad de que nadie se enterara si yo caía al mar. Fue una
experiencia aterradora. Pero me recordaba repetidas veces que tenía que superar mis miedos en nombre de la investigación científica”.


Había más de 30 investigadores extranjeros como él en el rompehielos, señaló, incluyendo un estadounidense y un surcoreano que trabajaban en una investigación similar a la suya. “La colaboración internacional es vital en la investigación científica porque permite que los científicos de diferentes países reúnan varios recursos y alcancen una meta compartida que beneficie a la humanidad”, sostuvo Zhang.

Temas relacionados: