Diario Uno > China Watch > China

Empresarios expatriados saborean el éxito

Las pequeñas empresas extranjeras obtienen grandes beneficios de la Franja y la Ruta y el libre comercio

“Todos los caminos llevan a China”. Ese dicho no es nada nuevo en los círculos empresariales con un número creciente de casos exitosos de cooperación entre grandes compañías y empresas estatales del país asiático y otras naciones.

Hoy en día, una cantidad cada vez mayor de pequeñas y medianas empresas extranjeras también están saboreando el éxito en China, gracias a una serie de acuerdos de apoyo como la Iniciativa de la Franja y la Ruta y el acuerdo de la Asociación Económica Integral Regional recientemente firmado.

Te puede interesar...

Safak Altay, de 33 años, un chef holandés que solía trabajar en un restaurante de tres estrellas Michelin en los Países Bajos, leyó un artículo sobre la Iniciativa hace años y pensó que era una gran oportunidad para administrar un negocio de importación y exportación. Altay pronto dejó su trabajo, llegó a China en 2015 y comenzó a buscar oportunidades comerciales. “Ahora estoy aún más seguro de mi decisión”, sostuvo. “Parece que China es la única economía importante que experimentó un crecimiento económico el año pasado y hubo muchas políticas de apoyo para las pequeñas y medianas empresas como la nuestra. Más importante aún, me siento seguro viviendo y haciendo negocios en China”.

Pero no fue fácil empezar. Altay no hablaba chino y no tenía amigos en el país, por lo que pasó un año viajando por China conociendo gente de diferentes industrias, haciendo conexiones y buscando oportunidades comerciales. “Comencé mi viaje por Shenzhen, un lugar lleno de oportunidades, especialmente en tecnología y finanzas, y luego fui a Guangzhou, Shanghai y muchas otras ciudades. La gente que conocí fue muy amigable y abierta a compartir información conmigo”.

Los pequeños pasos conducen a un gran progreso. Después de haber estado en China durante más de cinco años, Altay ahora es gerente de una empresa de joyería, Amber Ghata. De hecho, Altay y sus colegas han hecho conexiones con muchas empresas importantes de joyería de ámbar en Polonia y reciben un número cada vez mayor de pedidos en China. “La logística y el transporte son cada vez más convenientes gracias a los servicios de trenes de carga China-Europa. En general, tenemos mucha confianza en las perspectivas del mercado”.

Davor Richard, propietario de Soko Light Co Ltd, una compañía de Shanghai que vende tambores, alfombras y otros productos hechos a mano en su tierra natal, Ghana, espera que su negocio crezca este año. Hablando en chino fluido, Richard contó cómo la pandemia afectó su negocio. “Afortunadamente, China contuvo el virus de manera efectiva el año pasado, por lo que nuestro negocio no se vio tan afectado. Esperamos mejores ingresos este año”.

Richard llegó a China en 2008 en busca de oportunidades comerciales y comenzó su propia empresa dos años después. Al principio, vendía principalmente chocolates de Ghana. Más tarde descubrió que había muchos chinos interesados en productos con elementos culturales africanos, por lo que cambió su enfoque de negocio. “No hablaba el idioma cuando vine por primera vez a China. Lo aprendí con una aplicación de traducción en mi móvil y no fue fácil. Pero lo más difícil fue familiarizarme con el mercado y promocionar nuestros productos a una variedad más amplia de consumidores”. Para encontrar nuevos clientes, Richard viajó por China y estuvo en numerosas ciudades. “A veces era frustrante cuando me daba cuenta de que no ganaba demasiado después de calcular ingresos y gastos. Afortunadamente, el entorno empresarial en Shanghai fue muy amigable y solidario, lo cual es importante para las pequeñas empresas como la mía”.