Diario Uno China Watch China

Elogiado por sus esfuerzos de forestación

Shi Guangyin de Shaanxi ha pasado décadas luchando contra la desertificación en el desierto de Mu Us

Por UNO

En la década de 1980, China experimentó un auge económico masivo con la introducción de la política de reforma y apertura. A diferencia de muchas personas que se aventuraron en los negocios, Shi Guangyin, un aldeano del condado de Dingbian, provincia de Shaanxi, fundó una empresa de control de arena, comenzando su carrera de por vida en reverdecimiento. “Lo único a lo que me dedico en mi vida es a la lucha contra la desertificación a través de la forestación”, señaló Shi, de 69 años, quien juró aceptar el desafío cuando era niño.

Dingbian se encuentra al borde del desierto de Mu Us, uno de los cuatro principales desiertos de China, que abarca 42.200 kilómetros cuadrados. En los primeros decenios posteriores a la creación de la República Popular China, la degradación ambiental hizo que la vida cerca del desierto fuera cada vez más dura. Las tormentas de arena inundaron el área, lo que obligó a los residentes a abandonar sus hogares y tierras de cultivo a medida que se iban enterrando gradualmente. “Un amigo mío murió en una tormenta de arena cuando yo tenía 7 años”, señaló Shi. “Al principio creé una empresa por él, pero con el paso de las décadas planté innumerables árboles y poco a poco me enamoré de esas vidas verdes. Son valientes y fuertes”.

Seguir leyendo

En 1978, cuando el Gobierno central adoptó una política de apoyo a los proyectos de forestación en el norte de China, con el objetivo de frenar la desertificación y la erosión del suelo, Shi y algunos otros aldeanos se involucraron. Al principio, él y seis socios firmaron un contrato con el gobierno local para supervisar 200 hectáreas de desierto. Con el fin de recaudar dinero para comprar plántulas, Shi vendió sus ovejas y pidió préstamos a cooperativas de crédito rurales. Con la ayuda de la lluvia, el 87 % de las plántulas sobrevivieron.

Por ello, en 1984 fundó una empresa de control de arena. Durante los primeros años, Shi se enfrentó a muchos desafíos. Su empresa adquirió más de 1.000 parcelas de tierra árida que cubrían 3.900 hectáreas y el 90 % de las plántulas que plantaron murieron a causa de los fuertes vientos. “Ganamos una experiencia valiosa del fracaso desde el principio”, sostuvo Shi. Luego, se le ocurrió la idea de construir barreras a prueba de arena, plantando arbustos junto a las plántulas para protegerlas. Así, aproximadamente el 80 % de esas plántulas sobrevivieron.

La empresa de Shi adquirió más áreas de tierras áridas y alcalinas. Uno de los lugares, la aldea de Haiziliang en el pueblo de Bainijing, se ha convertido en un área de demostración agrícola moderna. Allí, el trabajo duro ha dado sus frutos. Los ingresos anuales de los agricultores de la aldea han aumentado de 300 yuanes en 1984 a más de 30.000 yuanes (u$s 4.600) ahora.

Con los años, la empresa de Shi ha convertido en campos verdes 20.000 hectáreas de tierra árida. Gracias a su liderazgo, la cobertura forestal en Dingbian aumentó del 3,8 % en 1980 al 33,5 % en la actualidad. Además, Shi inauguró una exhibición de control de arena, que brinda educación ambiental gratuita a los lugareños y capacita a técnicos forestales.

Por todo ello, en 2002 fue honrado como el primer “héroe nacional del control de la desertificación” por sus esfuerzos. Asimismo, y dado que este año marca el centenario del Partido Comunista de China, Shi recibió la Medalla 1 de Julio, el más alto honor otorgado por el Partido a miembros destacados.

Temas relacionados: