Diario Uno > China Watch > China

El desarrollo de los planes de la nación

La atención mundial recae en el XIV Plan Quinquenal de China

China es foco de atención mundial ya que traza el XIV Plan Quinquenal (2021-25), que marcará la pauta para el desarrollo económico y social del país en los próximos años. El plan se está elaborando a medida que el país, el mayor contribuyente del crecimiento del mundo, continúa expandiéndose a un ritmo impresionante.

La pieza central es el patrón de desarrollo de la “doble circulación”, presentado por primera vez en mayo. La circulación local, o el ciclo interno de producción, distribución y consumo, será el pilar del desarrollo económico, ya que el mercado local se integra con la “circulación internacional” para promover el flujo bidireccional homogéneo de bienes y capital.

Te puede interesar...

Asimismo, el plan se enfocará en la modernización industrial, cambios para mejorar la eficiencia económica y la calidad, y un mayor nivel de apertura, según expresaron los analistas.

En agosto, las autoridades comenzaron a solicitar la opinión pública sobre el contenido del plan, que se discutirá en la quinta sesión plenaria del XIX Comité Central del Partido Comunista de China del 26 al 29 de octubre. Se espera que los legisladores aprueben la versión final en las “dos sesiones” del próximo año, las reuniones anuales de los principales órganos legislativo y de consulta política de China.

La elaboración de los planes quinquenales comenzó en 1953, cuatro años después de la fundación de la República Popular China. En general, los planes establecen objetivos de desarrollo detallados y directrices para cuestiones económicas, sociales, educativas, medioambientales y otras temáticas importantes. Así, constituyen una forma clave para que el país oriente mejor su desarrollo social y económico. También han tenido un papel importante para ayudarlo a deshacerse gradualmente de la pobreza.

Además de un período de ajuste económico de 1963 a 1965, China ha implementado 13 planes quinquenales desde 1953, cada uno de los cuales refleja condiciones y posicionamientos específicos de desarrollo económico y social.

Desde el VI Plan Quinquenal (1981-85) en adelante, los anteproyectos, a la vez que intentaron resolver los problemas que surgieron durante las primeras etapas de desarrollo, fueron elaborados paralelamente con el impulso de reforma y apertura y el intento de cambiar a una economía orientada al mercado.

A medida que la economía se expandía rápidamente, la importancia de la escala económica dio paso gradualmente a la calidad del desarrollo. Como resultado, en los últimos años se ha hecho mayor hincapié en mejorar la calidad del crecimiento económico, la innovación y el desarrollo económico y social equilibrado. Por ejemplo, el XII Plan Quinquenal (2011-15) enfatizó la educación y el desarrollo científico y tecnológico, junto con la protección ambiental, mientras que el XIII (2016-20) presentó objetivos de desarrollo más integrales y equilibrados. Estos se enfocaron en la inclusión y el desarrollo sostenible a través de la modernización industrial, el aumento del consumo y la urbanización, la eliminación de la pobreza, la mejora de la protección ambiental y el fortalecimiento de la gobernanza.

Song Xiongwei, profesor de ciencias políticas de la Escuela del Partido del Comité Central del Partido Comunista de China (Academia Nacional de Gobernanza), señaló: “Dada la escala de las actividades económicas en un país como China, la coordinación es muy importante. Los planes quinquenales son un método vital de gobernanza que permite a China movilizar y asignar recursos para que la sociedad impulse el desarrollo económico y social”.

Desde que se fundó la República Popular China en 1949, ha enfrentado varios desafíos y dificultades en diferentes etapas de su desarrollo, sostuvo Song. Los planificadores han podido realizar ajustes específicos para resolver problemas y “abrir nuevos caminos”, como puede verse en el enfoque de los planes quinquenales. Una amplia variedad de personas, incluidos los responsables de la formulación de políticas, los expertos y el público en general, participan en la elaboración de los planes quinquenales. “Representan la voluntad de la gente y las expectativas y el consenso de toda la sociedad”, indicó.

Según los expertos, además de establecer objetivos clave de desarrollo económico y social, se espera que el XIV Plan Quinquenal haga hincapié en la búsqueda de un desarrollo de alta calidad y la mejora de la competitividad nacional. Se continuará con la reforma estructural por el lado de la oferta y la modernización industrial para mejorar aún más la reestructuración económica, fomentar el mercado de consumo local, promover el desarrollo regional integrado, alentar la innovación, proteger el medio ambiente y mejorar la gobernanza.

Este año, la economía china tuvo que lidiar con desafíos rotundamente diferentes, tanto en el país como en el extranjero, debido a la pandemia de COVID-19, que ha reducido considerablemente la producción, el consumo y el comercio. También aumentó el sentimiento de antiglobalización y el proteccionismo comercial, las tensiones geopolíticas y las disputas persistentes entre China y Estados Unidos.

Liang Haiming, presidente del Instituto de Investigación iValley de la Ruta de la Seda de China, en Guangzhou, provincia de Guangdong, señaló: “La pandemia ha tenido un impacto generalizado en las cadenas mundiales de suministro, industriales y de capital. A nivel nacional, China se ha enfrentado a desafíos como un consumo débil, niveles de ingresos relativamente bajos y una población que envejece. Los esfuerzos de desvinculación de Estados Unidos también pueden afectar el crecimiento de China”. Como resultado, se espera que el XIV Plan Quinquenal se concentre en establecer el patrón de desarrollo de la “doble circulación”.

Sin embargo, Justin Yifu Lin, decano honorario de la Escuela Nacional de Desarrollo de la Universidad de Pekín y ex economista en jefe del Banco Mundial, sostuvo que la “doble circulación” es un resultado natural de la expansión de la economía china. “Cuanto más grande es una economía, más grande es su mercado local y más dependerá su PBI (crecimiento) de la circulación nacional”. En 2006, el PBI de China representó el 5,3 % del total mundial y el año pasado la proporción correspondiente fue del 16,4 %. A medida que crece el PBI del país, la proporción de las exportaciones en relación al PBI total naturalmente disminuirá y la de la industria terciaria aumentará, sostuvo Lin. China propuso el concepto de doble circulación no como resultado de la desaceleración de sus exportaciones este año, sino porque ha llegado a una etapa en la que dependerá más del mercado interno para generar crecimiento, agregó.

Wang Tao, economista en jefe para China del banco suizo UBS, señaló que el país podría reducir sus objetivos de crecimiento del PBI en los próximos cinco años y poner más énfasis en el reequilibrio económico y la calidad del desarrollo. El plan también puede hacer que la nación abra aún más su economía a pesar de los crecientes desafíos externos, sostuvo.

Li Xiang colaboró con esta nota.