Diario Uno China Watch China
Resurgimiento

El auge de una artesanía antigua: el tallado de carozos

El delicado arte del tallado en carozos está ganando popularidad una vez más 

La historia del barco tallado en un carozo es un ensayo que muchos estudiantes chinos habrían encontrado en sus libros de texto. Escrito por un erudito de la dinastía Ming (1368-1644), el ensayo describe vívidamente la habilidad requerida para crear una escultura en un pequeño carozo que representa un barco con pasajeros, barqueros, una tetera y un horno.

Si bien el tallado original no se encuentra en ninguna parte hoy en día, algunos artesanos de la aldea de Zhoushan en Suzhou, provincia de Jiangsu, han vuelto a dar vida a esta imagen del tallado con su interpretación que fue creada a partir de un carozo de aceituna.

Seguir leyendo

Xu Jingjian, de 36 años, es uno de ellos. La compleja escultura, que mide solo 4,5 centímetros de largo, le llevó a Xu medio año de investigación y práctica, y un mes entero para terminarla.

Los tallados con temática de barcos se consideran el paradigma del tallado en carozos en China debido al nivel de habilidades necesarias para ejecutar un diseño tan complejo. Los precios de dichas obras de arte comienzan en alrededor de 20.000 yuanes (u$s 3.100), y las realizadas por artistas expertos podrían venderse por hasta 300.000 yuanes.

El arte del tallado en carozos se remonta a la dinastía Song (960-1279) y fue especialmente frecuente en las dinastías Ming y Qing (1644-1911). La gente generalmente colgaba estos detalles en sus abanicos o los usaba como accesorios de moda o bien para protegerse de los espíritus malignos. Según los registros históricos, casi todos los intelectuales ricos de esa época poseían un abanico plegable decorado con uno de esos adornos tallados.

China WATCH - Tallado de Granos (3).jpg
China WATCH - Tallado de Granos (2).jpg

Desde las dinastías Ming y Qing, Suzhou ha sido venerada por sus sofisticados trabajos tallados en carozos. Este sigue siendo el caso hoy. De hecho, todas las familias de la aldea de Xu se dedican a producir obras de arte complejas a partir de carozos de aceituna. Los artesanos profesionales de Suzhou utilizan solo un carozo de aceituna especial que crece en la provincia de Guangdong porque tiene un color uniforme y es lo suficientemente grueso para realizar trabajos complejos. Solo se seleccionan los carozos con un grosor de más de 5 milímetros y aquellos crudos se dejan secar durante al menos tres años antes de ser utilizados, de lo contrario los artistas corren el riesgo de tener grietas en la cáscara durante el proceso de escultura.

Xu señaló que el arte del tallado en carozos recibió un impulso muy necesario en 2008 cuando fue catalogado como patrimonio cultural inmaterial del país. Antes de eso, solo se podían encontrar artesanos ancianos haciendo esculturas tan delicadas.

Debido al fuerte apoyo gubernamental y la importancia cada vez mayor del oficio, más jóvenes están acudiendo en masa a Zhoushan para adquirir la habilidad. Hoy en día hay más de 3.000 artesanos en el pueblo, muchos de los cuales son jóvenes.

La afluencia de jóvenes talentos ocasionó inadvertidamente un enfoque moderno para promover el oficio del tallado en carozos. Por ejemplo, la transmisión en vivo es ahora un canal común que se usa para vender obras. Esto fue así especialmente el año pasado durante la pandemia de COVID-19. De hecho, Xu señaló que algunos estudios pueden vender hasta 3.000 piezas después de una promoción de transmisión en vivo.

Los diseñadores más jóvenes también han aportado nuevas ideas al oficio, en lugar de simplemente replicar diseños tradicionales. Lu Xiaoqin, de 45 años, se hizo conocida después de idear un enfoque único para introducir el elemento de luz en sus obras. Su trabajo más premiado se llama El sol sobre el lago Taihu y fue creado a través de elaborar el grabado dentro del carozo en lugar de sobre él. Un rayo de luz brilla desde arriba. “He visto a más jóvenes interesados en esta forma de arte”, expresó Lu. “Sus gustos se diversifican cada vez más y quieren ver algo diferente. Esto me motivó a hacer cosas nuevas en mi trabajo”.

A pesar de la creciente competencia de los artistas más jóvenes, los veteranos como Xu Zhongying, la maestra de Xu Jingjian, no tienen intención de colgar sus herramientas. Nunca le ha preocupado que se le acabe la inspiración. “Cada carozo es diferente en textura y forma y eso me anima a hacer creaciones”, señaló Xu Zhongying, que comenzó con esta artesanía antigua hace casi 50 años. “Mi pasión por el tallado es de toda la vida. Cuando me siento, enciendo la lámpara y comienzo a tallar con mis cuchillos, mi mente está totalmente en paz. El pequeño carozo se convierte en mi mundo”.

Temas relacionados: