“La piel de pescado es tan suave como la de cualquier otro animal. Sus hermosos colores reflejan la magnificencia de la luz del sol. Elabora ropa y medias con ella, es el brocado otorgado a los pescadores”. Así es como Shen Zhaoshi, poeta de la dinastía Qing (1644-1911), elogió la belleza y la practicidad de la piel de pescado. Hoy, un grupo étnico chino llamado Hezhe aún acata el mantra del poeta.

Según el último censo nacional de población de 2010, el total de población del grupo étnico Hezhe era 5.354, 3.613 de los cuales vivían en la provincia de Heilongjiang. El nombre del grupo puede significar “personas en el este” o “personas que viven a la orilla del río” y la pesca y la caza han moldeado su estilo de vida por más de 6.000 años. Han hecho vestimenta con piel de pescado por al menos 1.000 años.

Los atuendos de piel de pescado, incluido el hilo utilizado para coser, están hechos generalmente de materiales extraídos de la carpa cabezona, el lucio, el esturión, la carpa y el salmón keta. Estas fuentes particulares se escogen para garantizar que la ropa sea resistente al agua y pueda resistir el desgaste, lo que permite a los Hezhe cazar y pescar en condiciones climáticas adversas y el entorno natural a veces hostil. Un atuendo generalmente necesita entre 100 y 200 láminas de piel de pescado y requiere más de 50 días del trabajo minucioso de un artesano.

Según Sun Yulin, de 62 años, heredero representante del arte de piel de pescado de Hezhe en Heilongjiang, el proceso es complicado. Ni bien muere el pez donante, el artesano debe actuar rápidamente, despegando su piel en una sola lámina y montándolo sobre una superficie plana de madera. Cuando la lámina está seca, se coloca sobre harina de maíz y se exprime para eliminar cualquier aceite que quede en la superficie o dentro de la piel. Luego se frota con las manos hasta que se ablande.

Pero la fuente de la Madre Naturaleza tiene sus límites y las poblaciones de peces no son inagotables. Por ende, la pesca como fuente principal de ingresos para el pueblo de Hezhe fue abandonada hace décadas. En los últimos años, han desarrollado una industria turística diseñada para ayudar a difundir su cultura étnica y su artesanía en todo el mundo.

Sun había sido pescador a tiempo completo antes de que se construyera un parque de costumbres populares en su pueblo en 2000. Bajo la tutela de su tercer tío, Sun Youcai, un artista de huesos y pieles de pescado, Sun Yulin aprendió a cortar piel de pescado. Pronto pudo elaborar pequeños collages de animales bidimensionales con el material. A medida que fue adquiriendo experiencia, comenzó a crear imágenes más grandes de un metro cuadrado de paisajes y animales con una apariencia más realista.

En junio de 2006, el arte de piel de pescado de los Hezhe fue una de las primeras habilidades incluidas en la lista del patrimonio cultural intangible de China. Este reconocimiento nacional de la artesanía tradicional de la etnia Hezhe motivó aún más a Sun Yulin. Ahora, es dueño de una pequeña tienda que vende artesanía de piel de pescado de los Hezhe en el municipio de Jiejinkou en la ciudad de Tongjiang, provincia de Heilongjiang. Es el lugar donde nacieron los Hezhe, uno de los grupos étnicos más pequeños de China, y aún sigue siendo su principal lugar de asentamiento. Ahora más de 1.500 personas viven allí, lo que representa aproximadamente un tercio de la población total del grupo.

Con una camisa de seda azul y pantalones de lino negro, Sun Yulin señala una campera de piel de pescado que cuelga en su tienda. Cuenta que se necesitó la piel de más de 70 salmones keta, cada uno de los cuales pesa alrededor de 4,5 kilogramos. “Una campera de piel de pescado cuesta más de 10.000 yuanes (u$s 1.415)”, señaló Sun Yulin, antes de explicar el motivo del precio. “La tensión de la piel de pez es siete veces más fuerte que la piel de vaca. Es increíblemente hermética y resistente. Un traje de piel de pez durará a un pescador trabajador seis o siete años”. Como en los tiempos modernos, los conjuntos completos son menos solicitados, los productos de menor tamaño funcionan mejor en el mercado, sostuvo.

Sun Yulin contó que es más fácil crear el artículo más vendido: las imágenes de piel de pescado. Después de que se elija la temática y se prepare el borrador, solo se trata de teñir las láminas de piel de pescado en diferentes colores, o simplemente separarlas por sus tonos naturales (generalmente blanco, amarillo, gris y negro) antes de cortarlas del tamaño y la forma necesarios para empalmar y coser juntos a fin de formar la imagen. Ha desarrollado aún más su habilidad y ha producido más de 100 imágenes tridimensionales, que ostentan múltiples capas.

Además de las imágenes, que cuestan entre 100 y 1.000 yuanes, también hay una amplia selección de accesorios que se suman a la facturación de su tienda, como espejos, cadenitas y bolsitas perfumadas.

Sun Yulin ha enviado sus creaciones a todo el mundo, a países como Alemania, Corea del Sur, Estados Unidos y Japón, asegurando un ingreso anual estable para su familia de aproximadamente 50.000 yuanes en los últimos años.

Como heredero representante a nivel provincial del arte de piel de pescado, Sun Yulin con frecuencia es invitado a presentar sus habilidades y técnicas en otros lugares. Muchas instituciones de ciudades de primer nivel le han ofrecido trabajos bien remunerados, pero los ha rechazado amablemente. “Soy nativo de Hezhe, quiero transmitir mi cultura en mi ciudad natal”, expresó. “Con una cantidad cada vez mayor de personas que practican las técnicas de arte de piel de pescado ahora, no creo que la vida pueda ser mejor, ya que estamos ganando dinero y transmitiendo el arte tradicional al mismo tiempo”.

Te puede interesar...

Temas