Actividades terroristas

Destacan el papel de China en la lucha contra el terrorismo

Un informe oral ofrece relatos escalofriantes del ataque terrorista en Yecheng, Región Autónoma Uygur de Xinjiang, en febrero de 2012

Wang Tiancheng, propietario de una tienda de cereales y aceite de cocina, recordó el día en que se produjo un ataque terrorista en la calle peatonal de su local en el condado de Yecheng, Región Autónoma Uygur de Xinjiang, hace 12 años.

Nueve terroristas perpetraron una matanza en la calle Xingfu, dejando 13 muertos y 16 heridos en el lugar, la mayoría de ellos transeúntes o comerciantes. Posteriormente, dos víctimas murieron en el hospital.

Wang, de 60 años, habló de ello en un informe publicado recientemente, “Víctimas y sobrevivientes del terrorismo en China: una historia oral”, que relata las historias de quienes vivieron la atrocidad del 28 de febrero de 2012.

Estaba de espaldas a la puerta trasera de su tienda cuando terroristas armados con hachas y machetes lo atacaron.

“Sus hachas eran enormes, con mangos largos. Lo único que querían era matar, así que atacaban a cualquiera que veían, especialmente a los ancianos, las mujeres y los niños”. Estaba convencido de que iba a morir, expresó.

Wang dijo que sufrió graves lesiones en la cabeza y los hombros en el ataque y pasó 46 días en el hospital. El gobierno local cubrió todos sus gastos médicos, el equivalente a u$s 2.800.

Desde fines de la década de 1990 hasta la década de 2010, se multiplicaron los ataques terroristas en China. Estos violentos atentados provocaron la muerte y lesiones de muchas personas, y se promulgaron leyes para intentar detener esta tendencia.

“Algunos individuos y organizaciones en Occidente describen el terrorismo en China como algo de asuntos étnicos o religiosos”, señaló Li Changlin, profesor del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad del Suroeste de Ciencias Políticas y Derecho en Chongqing. “También dicen que en China el terrorismo tiene una definición demasiado amplia y acusan a las fuerzas del orden de abusar de su poder en nombre del contraterrorismo”.

Un documento titulado “Marco jurídico y medidas antiterroristas de China” publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado el 23 de enero explica cómo funciona y se ha mejorado el marco legal de China para combatir el terrorismo, y esto contrarrestará las acusaciones infundadas con hechos, sostuvo Li.

Según el documento, las actividades terroristas están claramente definidas en la Ley Antiterrorista, aprobada en diciembre de 2015. La definición de tales actividades está en consonancia con los principios de los convenios internacionales.

Además, el país considera que el respeto de los derechos humanos es fundamental para mejorar su lucha contra el terrorismo, explica el documento.

El terrorismo es el enemigo común de la sociedad internacional y el contraterrorismo es una cuestión mundial. Según el documento, China se ha adherido a 12 convenciones globales contra el terrorismo y ha facilitado la formulación de documentos como la Convención de Shanghai sobre la Lucha Antiterrorista, el Separatismo y el Extremismo, y el Acuerdo de Cooperación en Defensa Fronteriza de los Estados Miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai, de modo que ha desempeñado un papel importante en el mantenimiento de la seguridad y la estabilidad internacional y regional.

Temas relacionados: