Diario Uno > China Watch > vacunas

Construir una comunidad global de salud para todos

El presidente Xi Jinping revela las próximas acciones de China en la lucha mundial contra la pandemia

El presidente Xi Jinping ha prometido más acciones para construir una comunidad global de salud para todos, a medida que funcionarios y expertos aclaman la respuesta de China a la pandemia de COVID-19 como algo ejemplar.

En la Cumbre Global sobre Salud el 21 de mayo, Xi dio a conocer los próximos pasos de China para contribuir a la lucha mundial contra el COVID-19, incluidos u$s 3 mil millones de asistencia internacional para ayudar a los demás países en desarrollo y propuestas para reforzar el acceso global igualitario a las vacunas. Habiendo aportado 300 millones de dosis de vacunas al mundo, China proporcionará aún más en la medida de sus posibilidades, informó.

Las iniciativas y medidas que Xi dio a conocer son más que concretas y muestran la firme determinación de China de trabajar con diferentes países para superar la pandemia, señaló Ma Zhaoxu, viceministro de Relaciones Exteriores, en una rueda de prensa después de la cumbre. También se inyectará un fuerte impulso a la colaboración mundial de vacunas, se cerrará la brecha de inmunización entre países y se hará que las vacunas sean bienes públicos verdaderamente accesibles y asequibles para personas de diferentes países, sostuvo.

China Watch - Vacuna.jpg

Liu Yuanli, decano ejecutivo de la Escuela de Política y Gestión de la Salud de la Facultad de Medicina de la Unión de Pekín, señaló que Xi había pronunciado un discurso lleno de amor, compasión y el sentido de responsabilidad de un país importante. Xi también aportó información constructiva sobre cómo mejorar la gobernanza sanitaria mundial y la salud para todos, al tiempo que emitió una advertencia seria sobre el aumento del nacionalismo de las vacunas, agregó. “Los contagios no respetan fronteras. Existe una tendencia hacia intervalos más cortos entre los brotes de nuevas enfermedades epidémicas”. La existencia de una comunidad global de salud para todos es innegable y una coordinación más estrecha en todo el mundo habría permitido contener la pandemia antes, sostuvo.

La asistencia de Xi a la cumbre, a través de un enlace de video desde Beijing, se produjo un año después de que diera a conocer cinco medidas para apoyar la colaboración mundial antiepidémica en la 73ª Asamblea Mundial de la Salud. Liu comentó que China, a la vez que ha puesto en marcha medidas sólidas de contención en el país, ha hecho todo lo posible para ayudar a los países en desarrollo a combatir el virus y cumplir los compromisos que Xi hizo hace un año.

Para ello, China envió suministros médicos a más de 150 países y 13 organizaciones internacionales, proporcionando más de 280 mil millones de barbijos, 3,4 mil millones de trajes protectores y 4 mil millones de kits de prueba al mundo. Se creó un mecanismo de colaboración para que los hospitales chinos se unan a 41 hospitales africanos, y la construcción de la sede de los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades, un proyecto asistido por China, comenzó a fines del año pasado.

Ivona Ladjevac, directora del centro para la iniciativa de la Franja y la Ruta del Instituto de Política y Economía Internacional de Serbia, sostuvo que la contribución de China a la respuesta global a la pandemia es “otra señal importante del gran país que es”. “A pesar del apoyo médico y de los equipos de expertos chinos enviados a todo el mundo, China instó constantemente a todos los países del mundo a unirse en esta lucha, que es la batalla por preservar vidas y la humanidad. Esta es una nueva amenaza y no hay ningún país ni hombre que sea inmune a ella”. Las vacunas que China proporcionó a Serbia en enero hicieron posible un programa de vacunación masivo y aseguraron la inmunización de 500.000 personas, señaló.

Mqabuko Spencer Dube, subdirector de la misión de la embajada de Zimbabue en Beijing, indicó que China no solo es la voz líder en construir una comunidad global de salud para todos, sino que la pone en práctica, como lo demuestra el suministro de vacunas a más de 80 países y la exportación a un costo justo y razonable para más de 43 países. El último compromiso asumido por Xi para apoyar la fabricación local de vacunas es loable porque mejorará el suministro y reducirá los costos, expresó.

Los fabricantes chinos de vacunas han estado intensificando sus esfuerzos para mejorar la fabricación y el uso equitativo de las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo ofreciendo experiencia, asistencia técnica y licencias de producción a los países que esperan tener acceso a vacunas asequibles y de alta calidad. Por ejemplo, desde Sinovac Biotech Ltd señalaron que se ha trabajado con países como Brasil, Egipto, Indonesia, Malasia y Turquía para fabricar localmente su muy solicitada vacuna CoronaVac. Aunque no revelaron mayores datos, también se planea lanzar operaciones de este tipo en otros 10 países para aumentar el suministro mundial de vacunas.

Sinopharm, otro fabricante chino de vacunas contra el COVID-19, autorizó a socios en países como Serbia y los Emiratos Árabes Unidos a producir sus vacunas localmente. Además, la compañía está en conversaciones con sus homólogos en Argentina para localizar la fabricación de vacunas.

Feng Duojia, presidente de la Asociación de Vacunas de China, señaló que la producción localizada de vacunas podría mejorar significativamente la cantidad y la eficiencia del suministro y reducir los costos, así como impulsar las industrias locales de vacunas y mejorar los sistemas de salud pública. Se espera que las vacunas desarrolladas en China, que han mostrado resultados confiables y seguridad ante las voces cuestionadas sobre su calidad, jueguen un papel más importante en la lucha contra la pandemia, sostuvo.

El 7 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el uso de emergencia de una vacuna contra el COVID-19 de Sinopharm, convirtiéndola en la sexta vacuna cuya seguridad, eficacia y calidad fueron validadas por la OMS. La vacuna también se convirtió en la primera creada por un país en desarrollo en obtener el respaldo de la OMS. Al principio de este mes, la CoronaVac de Sinovac también aprobó la evaluación de la etapa final y obtuvo la validación de la OMS para uso de emergencia.

Liu Zhihua y Zhong Nan colaboraron con esta nota.

Seguir leyendo