Trabajo y educación

Cómo China garantiza los derechos humanos

Los objetivos clave: la movilidad social asequible y la eliminación de la pobreza

Es posible que la gente no sepa que, aunque cuenta con la red ferroviaria de alta velocidad más desarrollada del mundo, China todavía opera 81 servicios de trenes más lentos en áreas menos desarrolladas anualmente a una tarifa extremadamente baja.

Los servicios, que funcionan en 21 provincias y regiones, así como en 35 áreas étnicas, existen sin fines de lucro, para ayudar a las personas en esas áreas a vender sus productos agrícolas, encontrar trabajos más rentables, buscar una buena educación y mejorar sus vidas.

La capacidad de aprovechar estos trenes de bajo costo es solo un ejemplo de cómo hace China para garantizar los derechos humanos. El enfoque del país es promover el desarrollo integral de los derechos humanos y proteger de manera efectiva los derechos e intereses de los grupos vulnerables, sin dejar a nadie atrás.

Como se indica en el libro blanco publicado en 2019, titulado “Buscando la felicidad para el pueblo: 70 años de progreso en materia de derechos humanos en China”, llevar una vida feliz, el acceso a las necesidades diarias y la capacidad de lograr el desarrollo son derechos humanos primarios y básicos.

El concepto de derechos humanos de China es realista. Desarrolla sus políticas en función de las necesidades reales de las personas, que van desde las más básicas (alimentación y salud) hasta las más complejas (educación, tecnología y cultura), sostuvo John Ross, investigador principal del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China. Ross es ex director de política económica y comercial de la alcaldía de Londres.

El sistema de derechos humanos de China está determinado por resultados reales, incluidas las mejoras en la vida real de las personas, no por criterios puramente formales, artificiales y, por lo tanto, engañosos y falsos. Es por eso que China ganará en un debate internacional real sobre derechos humanos, señaló Ross.

El país asiático ve la pobreza como el mayor obstáculo en su esfuerzo por garantizar los derechos humanos del pueblo chino. Para resolver el problema, lanzó una campaña focalizada en el alivio de la pobreza, que garantizó la eliminación de la pobreza extrema en las zonas rurales para fines de 2020.

Hannes Fellner, profesor de la Universidad de Viena, señaló que la campaña, que sacó a casi 100 millones de personas de la pobreza, es “una de las mayores hazañas de derechos humanos en la historia de la humanidad”.

Además, China ha logrado avances notables de otras formas, incluida la garantía del derecho de las personas a trabajar y recibir educación. También ha concedido gran importancia a la protección de los derechos de las mujeres, los grupos étnicos y los discapacitados.

Asimismo, el país viene promoviendo la protección de los derechos humanos basada en la ley, según el libro blanco titulado “Nuevo progreso en la protección legal de los derechos humanos en China” publicado en 2017.

El enfoque de protección de los derechos humanos centrado en las personas de China es adecuado para el desarrollo del país y no tiene interés en emular a las naciones occidentales en este sentido. En el futuro, el país continuará brindando sabiduría china para promover la protección de los derechos humanos, señaló Zhang Yonghe, decano ejecutivo del Instituto de Investigación de Derechos Humanos de la Universidad de Derecho y Ciencias Políticas del Suroeste.

Temas relacionados: