Un grupo de alumnos y ex alumnos de una facultad de medicina de China se esfuerza por explicarle al mundo cómo el país lidió con el COVID-19, traduciendo videos sobre el control de la enfermedad.


La primera producción del grupo, un video de 30 minutos con subtítulos en inglés y francés en el que los expertos en primera línea de riesgo en Wuhan, provincia de Hubei, y Shanghai, hablan sobre el trabajo realizado en las unidades de terapia intensiva durante la epidemia, fue visto más de 10.000 veces en 2 días de haberse subido a Internet. Al grupo le llevó una semana hacer el video, que fue difundido en las plataformas de redes sociales y mediante las redes de ex alumnos que trabajan en el extranjero.


Muchos médicos en otros países han expresado su agradecimiento. “El video informativo se está difundiendo masivamente”, señaló Dietrich Pape, médico en Luxemburgo, que afirmó que admiraba profundamente el trabajo realizado. Por su parte, Munir Azizy, doctor turco que vio el video, señaló que estaba ansioso por recibir las actualizaciones sobre el trabajo médico en China.

Motivados con las cálidas respuestas, el grupo produjo un segundo video, en el que Chen Wei, médico del Hospital Ruijin de Shanghai, habla sobre la prevención de la infección. Se publicó en los sitios web de videos el 31 de marzo. En el video de dos minutos, Chen explica el diseño de las salas de aislamiento en las unidades de terapia intensiva y habla sobre el equipo de protección personal estándar, incluyendo cómo se debe colocar y quitar.
“Nos llegaron muchos correos de médicos en el extranjero que trataban casos de COVID-19, expresando su agradecimiento por nuestros esfuerzos en la producción del primer video”, señaló Cao Yuqin, que fue uno de los 27 alumnos y ex alumnos del Colegio de Medicina Sino-Francés de la Facultad de Medicina de la Universidad Jiao Tong de Shanghai que trabajaron en la traducción y el subtitulado de los videos.


“Decían que proteger al personal de atención médica era imprescindible y pedían el asesoramiento de China, lo que nos alentó a continuar con el segundo video”.


Cao, un estudiante de 24 años, señaló que muchos miembros del grupo vieron la transmisión en vivo el 16 de marzo y les pareció muy práctico. Por ejemplo, los expertos hablaron sobre dar respiración a los pacientes en una posición boca abajo y algunos contaron las complicaciones que habían tenido y cómo las enfrentaron.

Los alumnos y ex alumnos, incluidos médicos en China, Estados Unidos y Europa, como también un intérprete experto en París, rápidamente decidieron traducir el material. “A algunos países europeos se les presenta el desafío de la escasez de recursos médicos y una cantidad abrumadora de pacientes gravemente enfermos, una situación que Wuhan enfrentó en la etapa inicial de la epidemia”, sostuvo Cao.


“Esperamos que los consejos de China ayuden a los médicos en el extranjero. Nuestro esfuerzo habrá valido la pena incluso si solo un médico siente que esto lo ayuda y se salva una vida más”.


El esfuerzo del grupo tuvo el apoyo de la facultad, la Asociación Médica de
Shanghai y la Asociación de Médicos de Shanghai, que les permitieron editar,traducir y publicar el video.

Temas relacionados: