Diario Uno > China Watch > China

Cabello, allí y en todas partes

Productos que resuelven un problema fundamental para muchos

A las 6:30 de la mañana, Liu Qiang entró en una habitación junto a un estudio de transmisión muy iluminado y comenzó a maquillarse. Mientras lo hacía, continuó familiarizándose con los productos para el cabello, principalmente pelucas, que pronto estaría tratando de vender, así como con los guiones que leería para ayudarla con la venta. A las 8 en punto, Liu, vestida con un atuendo hip-hop, se enfrentó a la cámara y saludó a una audiencia mundial de Internet en un inglés bien medido y articulado. Igual de importante, sus suaves movimientos corporales y la confianza que transmitían sugirieron que esta joven de 27 años tendría años de experiencia en ventas. Con la destreza de un mago sacando conejos de un sombrero, cambió de pelucas 15 veces en un hechizo de 60 segundos, dejando a muchos espectadores convencidos de que no podrían prescindir de uno o dos de estos reemplazos de cabello, en su multitud de estilos, colores y tamaños.

La mayoría de los eventos de transmisión en vivo como estos se emiten desde cualquier lugar y la audiencia no tiene idea desde dónde se transmiten exactamente. En este caso, sin embargo, el lugar fue tan crucial como el contenido, ya que provino de una ciudad que se anuncia a sí misma como la capital de la peluca de China, si no del mundo, Xuchang, en la provincia de Henan.

Te puede interesar...

Los países cuyos hombres tienen la mayor prevalencia de calvicie son, según el sitio web Quora, la República Checa, 42,8 %, seguido por España con 42,6 %, Alemania, 41,2 %, Francia, 39,2 %, Reino Unido 39,2 % y Estados Unidos, 39,9 %, y es principalmente China, con su habilidad en la fabricación de pelucas, a quien ven como un salvador. De hecho, los fabricantes y distribuidores chinos de pelucas que satisfacen al público en general se convirtieron en lo que son hoy, comenzando desde cero en la década de 1990.

Sin embargo, según las crónicas del condado de Xuchang, la gente local empezó con el negocio del cabello durante el reinado de Jiajing de la dinastía Ming (1368-1644), cuando el pelo humano se usaba principalmente para hacer accesorios de ópera. A fines de la dinastía Qing (1644-1911), era común que tanto hombres como mujeres tuvieran el cabello largo. Los comerciantes alemanes que detectaban oportunidades comerciales iban seguido a las zonas rurales de China para comprar cabello desechado. Luego lo enviaban a Alemania para manufacturar productos para el pelo, que al final se vendían en Europa y Estados Unidos.

Se dice que un empresario de Xuchang llamado Bai Xihe conoció a uno de estos comerciantes alemanes y ambos abrieron una empresa conjunta llamada Dexingyi, equivalente a lo que hoy sería una empresa de comercio exterior. Esta pequeña empresa sentó las bases para la industria de las pelucas de Xuchang y 100 años después, la ciudad, en el campo de las prótesis capilares, realmente dominó el sector.

Según TianYanCha, una plataforma de consulta empresarial que forma parte del Fondo Nacional de Desarrollo de Pequeñas y Medianas Empresas, hay más de 5.000 empresas relacionadas con pelucas en Xuchang, muchas de las cuales exportan sus productos a América del Norte y África. La industria crea más de 300.000 empleos y provee la mitad de las pelucas del mundo, y se vende un promedio de 40.000 por día. Se calcula que cada dos segundos se vende y se pone una peluca de Xuchang. El volumen de transacciones de comercio electrónico transfronterizo de los productos para el cabello de Xuchang fue de u$s 1.050 millones en 2019, según la plataforma de consulta.