Después de haber tenido que postergase dos veces por las inclemencias del tiempo, finalmente este lunes General Alvear tuvo su fiesta. 

"Vendimia Agua de Esperanza" se realizó bajo techo, en el teatro Antonio Lafalla. Allí fue coronada Celeste Nedic (19), representante de "El Juncalito". La joven estudia la carrera de Ingeniería Civil.

 Embed      

Mientras, como virreina fue electa Romina García Minetti (21) que portó la banda de Bowen. Romina es profesora de Nivel Inicial. 

Loas al pueblo que cuida el agua

Aunque más acotada de lo que se la pensó originalmente, puesto que en el predio Ugacoop el escenario montado era de 450 m2 de longitud, la temática de la fiesta siguió siendo la del homenaje a la lucha del pueblo por el agua y proteger la ley 7722 

 Embed      

 Este año, después de un mes de diciembre agitado por las protestas sociales que se generaron por la derogación de la ley 7722, hubo sentimientos encontrados en cuanto a la fiesta, incluso una decisión de no realizarla.

 Embed      

Sin embargo, una vez que se restituyó la ley, la maquinaria vendimial volvió a ponerse en marcha. En Alvear se realizó una previa a la celebración de este lunes 3 de febrero.

Fue el 18 de enero, con la bendición de los frutos y una feria que abarcó tres cuadras de gastronomìa, artesanías y expresiones culturales. La premisa fue desde el comienzo, realizar una Vendimia austera.

 Embed      

Esto con la intención de destinar fondos a la recuperación de pozos de riego de fincas. 

Esa noche también se eligieron las candidatas, y la reina saliente, Romina Fernández, pudo despedirse de la gente de su departamento. 

La fiesta que se adaptó

La fiesta fue pensada y armada en el predio Ugacoop, en donde se construyó en un escenario de 450 m2. En el que se desarrollaría la historia, que interpretarían 120 artistas.

Hubo que adaptar semejante despliegue a la capacidad de un teatro, pero según explicaron desde el municipio, era la única forma de garantizar que no la suspenderían por 3° vez. 

La escenografía que se proyectó para un gran escenario se incorporó al teatro, se hizo este trabajo en dos días. 

Sin embrago, lo que quedó intacto fue el espíritu de la celebración:  la lucha por el agua para hacer crecer el departamento. Esa lucha, según su director, David Lonjedo, era el homenaje que quienes hicieron Vendimia querían dar y así sucedió. 

Al respecto, declaró "“los alvearenses no se pueden perder esta Fiesta porque el reclamo social por la Ley 7.722 está plasmado en el escenario y es momento de celebrar la unión por una causa en común, algo que fue histórico en Mendoza".

Al tiempo, agregó "porque este objetivo unió de verdad a todo el pueblo y ahora es momento de elevar una copa de vino, aunque sea simbólica, para celebrar por los alvearenses que se unieron por el agua”.