Diario Uno > Un bocado > alfajores

Cómo hacer alfajores en casa

Alfajores: un invento no tan argentino que defendemos a capa y espada

Este dulce tan particular que a través de los siglos se hizo propio, proviene de España, pero fue tomado de los árabes, en cuya lengua llevaba el nombre de “al-hasú” que significa “el relleno”. Como muchas palabras, se fue deformando y terminó llamándose alfajor. Llegó al continente en el siglo XV, cuando se hicieron los primeros viajes desde Europa.

Recién se convirtió en una golosina masiva alrededor de los años 40 cuando llegó a los kioscos de todo el país, además de que fue aquí donde se le incorporó el dulce de leche y de manera más golosa colocamos las dos tapas para que pareciera un sándwich. En la actualidad se consumen 6 millones de alfajores por día.

Te puede interesar...

Las primeras marcas importantes que surgen gracias a esta delicia fueron Bagley y Terrabusi que en ese momento era la fábrica de galletitas más grande del mundo. Esta golosina era popular gracias a los vendedores callejeros. En algunas pinturas de 1844 se pueden ver inmortalizados muchos de ellos en el momento de la venta.

La primera receta registrada en el país fue en 1840 en un libro manuscrito de recetas hogareñas que pertenecía a la hija de Juan Martin de Pueyrredón.

Los alfajores pueden ser con dulce de leche, dulce de frutas, cubiertos de chocolate, de azúcar o glaseados, no importa el color ni el relleno, sigue siendo y será la golosina favorita de la mayoría de los argentinos.

Ingredientes:

PARA EL BAÑO:

  • Chocolate cobertura semiamargo 250 gr
  • Manteca de cacao 60 a 80 g

PARA EL RELLENO:

  • Ron Cantidad necesaria
  • Dulce de leche Cantidad necesaria

PARA LA MASA:

  • Miel 50 g
  • Almidón maíz 100 g
  • Harina 0000 400 a 500 g
  • Manteca 200 g
  • Extracto de malta 40 g
  • Azúcar 200 g
  • Bicarbonato de amonio 5 g
  • Bicarbonato de sodio 5 g
  • Cacao amargo 20 g
  • Huevos 2 Unidades
  • Agua 50 cc

PASO A PASO

  • Para comenzar, en una batidora blanqueamos la manteca con el azúcar y la miel.
  • Perfumamos con la ralladura de 1 naranja y de 1 limón. Agregamos esencia de vainilla y una pizca de sal fina.
  • Incorporamos los huevos y continuamos batiendo.
  • Tamizamos la harina, la fécula de maíz, el cacao amargo, el polvo de hornear y el bicarbonato de amonio.
  • Incorporamos los secos tamizados al cremado y trabajamos la masa hasta que haya tomado una consistencia homogénea.
  • Terminamos de unir con las manos, le damos forma y dejamos enfriar.
  • Una vez que la masa esté fría, la estiramos hasta obtener 5 mm de espesor.
  • Cortamos las tapas de 5 cm de diámetro.
  • Llevamos a un horno precalentado a 180°C durante 10 minutos.
  • Retiramos, dejamos enfriar y unimos las tapas con dulce de leche previamente aligerado con ron.
  • Bañamos con chocolate para alfajores derretido a baño maría.
  • Dejamos templar a temperatura ambiente y almacenamos por 2 días como mínimo para consumir, si es que pueden resistirlo, para que los sabores se intensifiquen.

Aquí les dejo mis redes por cualquier consulta, buen provecho y disfruten de cocinar en casa.

Instagram: pablomariglianochef

Fan page Facebook: recetas fáciles chef Pablo Marigliano