Plaga verde

Una provincia le declaró la guerra a los loros

El gobierno de Río Negro autorizó la destrucción de los nidos de la cotorra argentina. Este especie de loro destruye la fruta sin comérsela

Por UNO

(Editado por Pablo González) El gobierno de Río Negro autorizó la destrucción de los nidos de la cotorra argentina, sobre todo las que se encuentran en la zona del Alto y Medio Valle. La razón fundamental es que este tipo de animales destruye la fruta pero sin comérsela y esto afecta la producción de peras y manzanas.

cotorras1.jpg

Las cotorras argentinas son especie que se dedica a destruir frutos, pese a que no se los comen. Y eso está sucediendo en toda la zona del Alto Valle y Valle Medio de Río Negro, donde la situación está descontrolada y los productores sufren las consecuencias de la destrucción que estas aves provocan.

Seguir leyendo

Por eso, debido a los reiterados reclamos de los productores, el gobierno de la provincia de Río Negro autorizó la acción de voltear los nidos como primera medida para luchar contra su reproducción irrestricta de las cotorras.

La provincia de Río Negro resolvió aprobar el manejo y control de la cotorra común a través de la utilización de distintas herramientas, como lo pueden ser medios auditivos con sonidos de rapaces de la zona, medios visuales como siluetas de aves rapaces de la zona, cintas o redes anti-pájaros y volteo de nidos en épocas no reproductivas como otoño-invierno.

La Cotorra Argentina está introducida en alrededor de 20 países del mundo, incluyendo Inglaterra, Estados Unidos, Israel e Islas Canarias.

Las aves de esta especie son sumamente inteligentes y forman complejos grupos sociales. Tanto es así que son los únicos loros que construyen sus propios nidos utilizando ramas y muchos de estos son grupales.

El investigador advirtió que durante el proyecto se obtuvo evidencia de que estas aves pueden ser un riesgo para la salud de las personas. “Algunas cotorras, resultaron positivas a salmonela, la bacteria escherichia coli, y otros parásitos y protozoos, que pueden afectar la salud de la gente a través de varias vías”, afirmó un especialista.

No solo el contagio con estos agentes resulta riesgoso. La Cotorra Argentina, suele construir grandes estructuras con ramas, que en su interior contienen hasta 20 nidos distintos. Estos nidos comunitarios pueden llegar a pesar hasta 40 kilos y ubicarse a 15 metros de altura, por lo que una caída representa un riesgo importante para la población.

“Todo ese impacto lo estamos analizando no sólo a nivel de especie y patógeno, sino que estamos haciendo muestreos dentro de Santiago, y estamos relacionando el lugar de la muestra con lo que estamos encontrando. Hay comunas que tienen más cargo de parásito que otras, o más cargas de patógenos y estamos haciendo los análisis para establecer cuáles son las causas”, agregó el especialista.

Temas relacionados: