Diario Uno > Sociedad > Familia

Una familia en Tucumán hizo un "paga Dios" y la moza que los atendió estalló en lágrimas

"Se te acaba de ir la mesa" le avisaron sus compañeras y un posteo que contaba que la mujer estaba llorando se viralizó. Finalmente alguien inesperado pagó la cuenta

Ocurrió este martes de Carnaval en la parrillada La Tropilla, en Tucumán, pero el caso se viralizó este viernes. Una familia tucumana (un hombre, dos hijos y la abuela) se acomodaron en una mesa del local. Pidieron un suculento almuerzo y se fueron sin pagar. Esto generó la desesperación de la moza que los atendió al creer que le descontarían el valor de la comida de su sueldo o que perdería su trabajo.

La familia pidió unas tiras de asado, empanadas, ensaladas, gaseosas y papas fritas. En total la cuenta ascendió a $3.400, según contó al sitio El Tucumano el dueño de restorán, Patricio Vener.

Te puede interesar...

Mónica fue la moza que atendió a las cuatro personas. Hacía un mes que había entrado a trabajar y se sintió desesperada cuando una compañera le avisó: "se te acaba de ir la mesa de la par. En ese momento la encargada de la parrillada avisó a Vener (el dueño). A la encargada también le advirtieron que le iban a faltar los $3.400 de "la mesa paga Dios".

Sin embargo, llegó el alivio para Mónica a través de las redes sociales, no sin antes sufrir un buen rato. Alguien publicó la foto de la familia a modo de escrache en Facebook, contando que esas personas se habían ido sin pagar dejando a Mónica en estado de shock. La viralización hizo el resto y de manera inesperada: la ex mujer del hombre se encargó de pagar la cuenta. "Todavía le tengo que pagar la comida a este" dijo la señora cuando desembolsó los $3.400.

Al otro día el "cliente paga Dios" llamó al restorán y alegó que pensó que había pagado su madre y por eso se habían retirado. El dueño del negocio gastronómico expresó que tal vez hubo un problema con el posnet o se cansaron de esperar, pero aclaró que cuando esto pasa generalmente al otro día aparece el deudor a hacerse cargo de la cuenta. En este caso no fue hasta el escrache en las redes que apareció el comensal. Por eso consideró el caso como confuso.

Vener aseguró que Mónica seguirá trabajando en la parrillada y que jamás se le ha descontado a una empleada el dinero de su sueldo en este tipo de situaciones. Finalmente aconsejó a los dueño de otros restoranes que tengan cuidado "porque pasa".