Pese a las trabas del destino, a los cataclismos, guerras o pandemias, la vida lucha y sigue, y los sueños, a veces se postergan, y en otros casos rompen barreras. Tal es el caso de los adultos mayores, que años después de haber abandonado las aulas retoman los anhelos de crecer intelectualmente y progresar.

Te puede interesar: Préstamos para construcción y refacción. ANSES| ProCreAr 2020: cómo se amplió el crédito, cómo inscribirse y los últimos ganadores

El 5 de junio, en plena cuarentena de coronavirus, seis mendocinos coronaron un camino de esfuerzo y estudio, y apoyados en la tecnología pudieron dar su último examen, y gritar orgullosos “lo logramos”.

 Embed      

Bruno Aguilera, Natalia Arancibia, Claudia Castro, Alejandro Femenía y Claudia Massa fueron evaluados por los profesores Laura López y el ex diputado Gustavo Arenas y aprobados, para finalizar con éxito la carrera iniciada en el Instituto Superior Técnico de Estudios Económicos de Cuyo (ISTEEC). También, pero rindiendo en otra mesa lo había logrado Johana Safarik, quedando todos diplomados como Técnicos en Administración Pública.

Lourdes Vargas es la coordinadora del terciario, y destaca la labor de los docentes y el personal en general, para alentar a los estudiantes mayores. "Lo importantes es hacer sentir cómodos a los alumnos, darles mucho apoyo, porque la mayoría ha perdido la costumbre del mundo escolar. Aquí encuentran un ambiente de respeto y sobre todo cariño, que los acompaña en los tres años de carrera. Por eso es tan importante y celebramos tanto cuando egresan, ya que son como parte de la familia".

Un testimonio de que "que se puede"

Una de las nuevas egresadas es Johana Safarik, que a pesar de los compromisos que supone la vida adulta, fue consecuente con sus objetivos y ahora tiene un diploma, que será una herramienta para encontrar trabajo, pero que la va a respaldar siempre en cuanto a la autoestima. Ella es mamá de dos chicos: una nena de 11 y un nene de 5 años. Fue ama de casa, y eventualmente ayudó la economía del hogar con trabajos de servicio doméstico o similares. Hoy ya está mandando currículums a los municipios y a Casa de Gobierno, para ingresar a la administración estatal.

"Me encantaría trabajar en la Administración Pública. Por eso empecé esta carrera, y a medida que avanzaba en ella me convencía cada vez más de que no me había equivocado", explicó la entusiasta Johana, que puso su primer ladrillo en lo que será una vida nueva, al terminar en 2008 su secundario en un Cens (Centros Educativos de Nivel Secundario).

"Al principio me costó tomar la decisión porque habían pasado muchos años y uno se desacostumbra un poco. Tenía un poco de miedo", explicó Joha sobre su retorno a las aulas, y agregó: "Lo que ayuda y tiene de bueno el instituto es el horario, que es muy accesible para los que trabajan (19.15 a 23)", detalló.

"Lo más difícil era organizarme en la casa. Los estudios no eran algo “imposible”. Pero lo más positivo del instituto es la gran predisposición de los profesores, los directivos, la coordinadora. Noté de entrada mucha calidad humana. Se preocupan mucho por los alumnos. Pero lo principal es que es público y no hay que pagar cuotas; sino sería imposible ir. Yo le recomiendo que estudien a los conocidos y por Facebook, porque la verdad es que ha sido una experiencia muy linda y que siempre recomiendo", finalizó Johana, egresada del Isteec de Guaymallén, una de las siete sedes, que ofrece ocho carreras asociadas con economía y empresas, y que ayuda a muchos adultos a cumplir sus sueños de crecer.

Te puede interesar...