Embed      

Cuando alguien en la actualidad dice "esto es un viva la Pepa", se está refiriendo a un estado de desorden y libertinaje. Sin embargo, esta expresión representó un ideal de ordenamiento institucional y casi un grito de guerra de los liberales. Nació en España, cuando se promulgó la Constitución española de 1812 o Constitución de Cádiz, el 19 de marzo de 1812, precisamente el día de San José -Pepe- y de ahí la derivación a Pepa, por haber nacido aquél día. Su significado era realmente "Viva la Constitución de Cádiz".

Te puede interesar: ¡No se puede creer! Wanda Nara está irreconocible

Esta Constitución fue precisamente jurada por Las Cortes Generales de la ciudad de Cádiz, y fue un triunfo del liberalismo -ideas con las que simpatizaba José de San Martín, ya en Argentina- por sobre el absolutismo rancio encarnado por Fernando VII, prisionero en Francia, y obligado a abdicar a favor de José Bonaparte, hermano del invasor Napoleón.

 Embed      

Pese a que estuvo en vigor por solo dos años, desde su promulgación hasta su derogación en Valencia el 4 de mayo de 1814, tras el regreso a España de Fernando VII, sirvió para dar muestras del reclamo del pueblo español, que buscaba limitar el poder absolutista del monarca de la Casa Borbón, y darle soberanía a los ciudadanos, algo que habían logrado sus vecinos tras la Revolución Francesa.

La Constitución gaditana (de Cádiz) establecía la soberanía en la Nación -ya no en el rey-, la monarquía constitucional, separación de poderes, limitación de los poderes del rey, sufragio universal masculino indirecto, la libertad de imprenta, libertad de industria, el derecho de propiedad o la fundamental abolición de los señoríos, entre otros asuntos.

El "Viva la Pepa" en América

Mientras en la España invadida se debatían entre las facciones absolutistas (querían la restauración de Fernando VII) y los afrancesados (liberales que pretendían modernizar al Estado español), en las colonias de América la idea de la independencia tomó cuerpo.

La Pepa se publicó hasta tres veces en España -1812, 1820 y 1836-, se convirtió en el hito democrático en la primera mitad el siglo XIX, transcendió a varias constituciones europeas.  Esta Constitución buscó limitar el poder de la monarquía, la abolición del feudalismo, la igualdad entre peninsulares y americanos y finalizó la Inquisición.

Pese a que buscó que las colonias fueran consideradas provincias españolas y con iguales derechos, los movimientos independentistas ya estaban en marcha, y las Provincias Unidas del Río de la Plata, como se llamó inicialmente nuestro país, habían elegido al primer gobierno patrio en 1810, y declararon la independencia del dominio español seis años después, en plena guerra.

Temas relacionados: