Diario Uno > Sociedad > Santi Maratea

Santi Maratea donará fondos para construir un hogar para el elefante Tamy

El influencer Santi Maratea se sumó a una campaña para recaudar dinero para Tamy. Aunque, el Santuario de Brasil es el que asumirá todos los gastos del viaje

El influencer Santi Maratea dijo este sábado que usará fondos que le sobraron de la colecta para trasladar a los atletas olímpicos para sacar al elefante Tamy del ex Zoo de Mendoza y llevarlo a un santuario en Brasil. Ese fue el compromiso que asumió tras la campaña que inició una rosarina en las redes sociales para reunir el dinero que se necesita para la construcción de las estructuras para el hábitat que albergará a los elefantes.

Sin embargo, desde la Dirección del ahora Ecoparque nunca negaron que su traslado no se vaya a concretar a mediano plazo. Sino que primero se trasladaría a las elefantas Pocha y Guillermina, madre e hija, para lo cual viajaron dos entrenadoras de Estados Unidos con el objetivo de lograr su adaptación a un viaje tan largo. A fines de marzo, llegaron los contenedores especiales y ambas tiene que hacer una cuarentena para poder partir.

https://twitter.com/Maki_Solis/status/1398085713393074187

Sin el apoyo logístico y científico de la Fundación Franz Weber (FFW) los traslados al Santuario de Elefantes Brasil (SEB), situado en el estado central de Mato Grosso, no serían posibles. Precisamente, el propio secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, había resaltado que el santuario se haría cargo de todos los gastos que implican el traslado de las elefantas y de sus compañeros. "Además, nos ofrecen estos contenedores especiales que son de su propiedad para concretar la logística de traslado. Todo este financiamiento fue conseguido por el santuario bajo la modalidad de crowdfunding gracias a la colaboración de personas y asociaciones de todo el mundo que tienen un interés común: el bienestar de estos animales“, dijo a Infobae el funcionario.

Aunque es la misma fundación la que encaró la recaudación de fondos para Tamy. En total se necesitaban 13.800 dólares y la campaña terminaba en estos días.

Santi Maratea había posteado hace unos días su intención de donar el dinero y la respuesta de sus seguidores, al parecer, fue contundente.

https://twitter.com/santumaratea1/status/1396567298870284292

La historia de cada uno

Pocha llegó en 1982. Venía de Londres y 13 años después de su llegada al ex Zoológico de Mendoza quedó embarazada, pero no tuvo un final feliz. Después de 22 meses de gestación nació su primera cría, pero falleció a las pocas horas del parto. Pasaron varios años hasta que la elefanta volvió a intentar la maternidad y se transformara en madre de Guillermina.

Contenedores Elefantes ECOPARQUE (1).jpg

En 1984 arribó Tamy, un macho proveniente de un circo, cuyos responsables aprovecharon su paso por Santiago de Chile para entregar el animal ya que no podían dominar su mal carácter. El elefante fue dejado de Mendoza casi como un obsequio. Apenas llegó intentó conquistar a Pocha y como prueba de su hombría se escapó del Zoológico para llamar su atención.

La bastó una de las piruetas que realizaba en el circo para cruzar la alberca y llegar hasta el barrio La Favorita. Él era capaz de hacer una vertical en una mano acrobacia con la que logró escaparse. Fue necesaria la intervención del personal del circo que lo había entrenado para lograr que Tamy regresara al recinto en donde vivía con Pocha.

Luego de la hazaña, la elefanta tuvo que ser trasladada, es que el elefante se mostró muy predispuesto a la reproducción a tal punto que no la dejaba en paz. Así fue como en 1998 arribó Guillermina. Esta vez Pocha tuvo un embarazo y un parto normal. Hoy ambas disfrutan de un fuerte vínculo como madre e hija.

Kenya nació en 1981 y llegó de África a Mendoza por canje en 1985. El Zoo alemán Tierpark Hagenbeck fue su lugar de nacimiento. Desde su llegada la elefanta presentó problemas en uno de sus colmillos. Una herida crónica la mantiene en tratamiento de su herida para mantener su problema bajo control y con medicamentos.

Seguir leyendo