Tras el colapso estructural del puente construido sobre el arroyo Los Pozos, en la Ruta Nacional 40, en el límite entre Luján y Tupungato, el jefe del 4° Distrito de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), el ex legislador e intendente de Las Heras, Guillermo Amstutz, explicó cuales fueron los motivos por el que el aluvión del pasado sábado a la madrugada arrasó con el basamento de uno de los dos puentes. El funcionario detalló temas técnicos y apuntó a dos factores principales: los evidentes cambios climáticos, que han presentado este verano fortísimas tormentas de lluvia y granizo, y al factor humano, por la explotación de las ripieras, que extraen material -ripio y arena- de estos arroyos aluvionales. Este sábado por la tarde Vialidad hizo un bypass y se habilitó ese tramo de la ruta que une Mendoza con el Valle de Uco y el Sur.

"El problema con este puente, es que se ha ido modificando negativamente la historia por cómo fue hecho. La realidad de hoy ha cambiado diametralmente con la realidad de cuando hicieron este puente. Lamentablemente todos factores negativos", comenzó su exposición el también ingeniero civil.

Te puede interesar...

El problema de este tramo de la ruta 40, la columna vertebral del país, y que aquí une Mendoza con el Valle de Uco y el Sur no es nuevo, y en la década de los '70 estos arroyos secos se superaban mediante badenes, que en las épocas estivales se transformaban en trampas mortales ante las grandes lluvias, en la zona o el la montaña, lo que en este caso las hacía más imprevisibles y multiplicaba la peligrosidad. Posteriormente se construyeron puentes que evitaban el riesgo de ser arrastrados por un aluvión. Actualmente estos arroyos -en realidad los puentes que los superan- han comenzado a ser noticia cada vez más frecuentemente, debido al aumento de los caudales estacionales.

Esta vez sí, culpemos a la lluvia

En contraposición a la popular canción de Luis Miguel, NO culpes a la noche, versión en castellano del éxito de Michael Jackson Blame it on the Boogie, y que dice "no culpes a la noche, no culpes a la lluvia..", en este caso sí hay que detenerse a reflexionar sobre el cambio climático y las fuertes e inusuales tormentas de lluvia y granizo que hemos padecido en Mendoza.

"Para interpretar la génesis del problema hay que ir hacia atrás, porque este es el segundo puente que colapsa. El otro fue para esta época, el año pasado, en el arroyo Chañares Sur. Cuando yo asumo en diciembre, lo primero que hago es ocuparme de estos puentes. El arroyo Chañares Sur quedó anulado y re reencausó todo el caudal en el arroyo Chañares Norte, por lo tanto, ese puente está vencido, descendió 30 centímetros, no colapsó, pero descendió ese nivel, y está inhabilitado, pero no escurre agua. Entonces los técnicos de Vialidad me marcaron que el punto más comprometido era este que se cayó, el del arroyo Los Pozos" comenzó el relato Guillermo Amstutz.

Luego el Jefe del 4° Distrito de Vialidad nacional, agregó: "Allí hicimos un trabajo técnico junto con la Dirección de Hidráulica, un estudio profundo, y se trabajó con los parámetros existentes, tanto de lluvia, como de la realidad del cauce. El primer factor que había empezado a complicar esta situación del descalce del puente, fue la explotación de ripieras, aguas hacia abajo, en el cauce del arroyo, que a lo largo el tiempo fueron disminuyendo la cota de salida del agua, y le cambió la inclinación".

puente3.jpg

"Si vamos al primer puente, el de Chañares Sur, lo que ocurrió cuando colapsó, es que se socavó la base y se hundió. Estamos hablando de 2 a 2,5 metros de profundidad adicional a la que históricamente tenía", ejemplificó Amstutz.

Qué se había hecho preventivamente

Respecto al puente colapsado en la noche del viernes, puntualizó: "En función de ese puente que había descendido, comenzamos la protección del puente del arroyo Los Pozos sobre esa experiencia. Se construyeron prácticamente dos diques enrocados: uno que hicimos nosotros (DNV), y el otro que hizo Hidráulica. El más cercano al puente y más grande, es el nuestro, e hidráulica hizo el suyo a continuación –más expandido- para poder, primero, levantar el nivel de relleno, lo cual lo logramos", dijo, para agregar: "En todas las crecientes que han venido registrándose desde que construimos esta protección, hasta la de la madrugada del sábado, logramos no sólo proteger al puente, sino que pudimos recuperar el relleno, e hicimos un endicamiento con rocas a la salida del puente, con una dimensión de aproximadamente unos 70 metros de longitud, y una base empedrada muy importante –un dique de gravedad- y lo terminamos con un estable estacado (se ponen estacas profundas en suelos poco estables), donde enterramos rieles a 4 metros de profundidad para afirmar aún más".

Sobre los diques construidos, el funcionario detalló: "Este dique, de prácticamente de 3 metros de altura, después fue protegido por Hidráulica por otro de 1 metro, para que el agua fuera haciendo saltos y no lo socavara, evitando la retro erosión, atento a que el cauce del arroyo ya había tomado una pendiente nueva en función de estas explotaciones ripieras aguas abajo".

Luego el profesional egresado de la UTN aportó detalles fundamentales: "Todo el cálculo se hizo en base a un módulo de ese arroyo de 160 metros cúbicos por segundo (m3/seg.) que era la histórica de 100 años. El arroyo (los Pozos) quedó encausado en unos 40 0 45 metros de ancho", dijo.

Cantidades de agua de lluvia inesperadas

En esta parte de la explicación de Amstutz, entra el factor clave: las tormentas, aumentadas este verano en frecuencia y en cantidades: "¿Qué ocurrió con la tormenta del otro día (sábado a la madrugada)? –El caudal superó los 230 m3/seg. De una altura máxima conocida, de 1,70 metros del nivel de agua, tuvimos una altura de 2,50 metros de agua, según los parámetros de cálculo", informó el Jefe de la seccional de Vialidad.

Para graficar y mejorar la comprensión, Guillermo Amstutz apeló a la comparación: "Los parámetros fueron superados ampliamente. Para hacer una comparación, el caudal del río Mendoza es de 50 m3/seg., y el módulo del río Grande (Malargüe), el más caudaloso de la provincia, es de 90 m3/seg. Es importante tomas así la dimensión de lo que ocurrió en esa ola explosiva de agua; fue un aluvión fuera de los cálculos conocidos", disparó el funcionario.

Paisaje desolador

"Si uno observa el lugar, cambió rotundamente el panorama. Agrandó el río a 140-150 metros de ancho. Si nosotros no hubiéramos hecho la protección mencionada, y que no fue solamente el dique y obras agua abajo para rellenar, sino que, además enrocamos el puente que quedó a salvo en forma completa para evitar que el agua lo erosionara, porque es un puente más grande. El agua actuó como un embudo erosionando los costados", comentó este domingo Amstutz.

Luego el ex intendente de Las Heras y candidato a gobernador agregó: "En un puente cercano del ferrocarril (al Oeste), que ya se lo había llevado otro aluvión, ellos hicieron un puente muy amplio, una obra muy importante, no recuerdo en que año, y ese puente era un poco el escudo guía. Con esta tormenta ha tenido un socavón de casi 30 metros en una barranca que debe tener unos 8 metros de altura".

Trabajar con nuevo parámetros

El ingeniero Amstutz enfatizó las cotas inusuales de los volúmenes de agua de estos cauces aluvionales o arroyos secos. "A pesar de las obras que hicimos (enrocado) en el puente que quedó en pie, quedó socavado como 3 o 4 metros hacia los costados, pero gracias a la protección no colapsó. Todo esto se trabajó en base a un diseño estructural con los especialistas en puentes que tiene Vialidad, en conjunto con los profesionales del Hidráulica, que es la que tiene estadísticas, evaluaciones y demás. Pero las fotos del panorama de ese arroyo del día anterior, y las del día después, yo que estuve visitando seguido esas obras, que eran el orgullo del inicio de mi gestión, asustan. La naturaleza nos jugó en contra".

Para finalizar, el Jefe de la Sección de Vialidad, dijo para concluir: "Esto va a ser algo que ya hemos hablado con Hidráulica y el Ministro de Obras Públicas de Mendoza: empieza una nueva historia con respecto a los aluviones. Hay más lluvias, y en esta época de marzo, cuando empieza a bajar más la temperatura, son lluvias de estas características, concentradas en espacios específicos de terreno y con volúmenes descomunales. Esto fue algo fuera de toda dimensión".

El informe oficial de Vialidad

El ingeniero Amstutz ofreció el texto del informe oficial sobre lo ocurrido con el puente del arroyo Los Pozos en la Ruta Nacional 40.

informe-amstutz.pdf