Diario Uno > Sociedad > Pandemia

Pobreza en Mendoza: cada vez más familias completas piden comida en la calle

El aumento de las cifras de la pobreza repercutió en la dificultad de cada vez más mendocinos para acceder a la comida. Así lo confirmaron desde la Pastoral de la Calle

La pandemia ha impactado negativamente en cuanto al aumento de la pobreza en Argentina y esto quienes trabajan en territorio lo saben mejor que nadie. Así, Cristián García, coordinador de la Pastoral de la Calle, una organización que pertenece al Arzobispado de Mendoza, y se dedica a asistir a las personas sin techo, explicó que, mientras hasta el 2019 le ofrecían comida caliente en lugares públicos a personas en situación de calle, durante el 2020 y con la pandemia, la problemática recrudeció. Actualmente, cada vez son más las familias completas las que les piden asistencia alimentaria a alguno de los 10 grupos que realizan este tipo de tareas solidarias e integran este movimiento.

El coordinador aclaró que esta actividad solidaria la comparten también con integrantes del grupo Mies (de la Iglesia Evangélica) y con otra organización católica denominada "Puente Vincular".

Te puede interesar...

Cómo se organiza la ayuda

García manifestó que si bien antes de la pandemia era más fácil llegar a la gente en situación de calle ya que sólo les bastaba con colocarse en una plaza o en algún punto de la Ciudad, con las restricciones la situación cambió.

Sin embargo, no por eso dejaron de brindar ayuda.

Lo que hicimos fue armar un mapa, marcando los principales lugares a los que teníamos que llegar, la mayor parte de la gente en situación de calle vive entre Ciudad y Guaymallén, allí es donde más trabajamos Lo que hicimos fue armar un mapa, marcando los principales lugares a los que teníamos que llegar, la mayor parte de la gente en situación de calle vive entre Ciudad y Guaymallén, allí es donde más trabajamos

Cada grupo asiste a una zona específica, a la que lleva viandas con almuerzo, cena o merienda.

En cuanto a la forma en la que compran los alimentos, el coordinador manifestó que son las comunidades a la que pertenecen los integrantes de los grupos quienes se encargan del sostenimiento económico de la ayuda.

El lado más crudo de la pandemia

Si bien la pandemia produjo cambios negativos para muchísimas personas, su lado más cruel es sin duda, el aumento de la pobreza y de la indigencia.

Todas las medidas de prevención, entre las personas que viven en situación de calle son mucho más difíciles de cumplir. Recién en octubre reabrieron las duchas y consultorios médicos que funcionan en la Iglesia de la Merced, en la Cuarta Sección. Hasta ese momento, las personas en situación de calle no tenían ningún lugar en donde ducharse ni cambiarse la ropa.

Otros aspecto que destacó el coordinador, es que la falta de acceso a la vivienda durante la pandemia agrava la situación de vulnerabilidad.

La gente que vive en la calle está cada vez más asustada con los efectos de la pandemia. Muchos nos dicen que muchos se quejan de que se tienen que quedar en su casa, pero ellos no tienen ninguna casa en donde quedarse La gente que vive en la calle está cada vez más asustada con los efectos de la pandemia. Muchos nos dicen que muchos se quejan de que se tienen que quedar en su casa, pero ellos no tienen ninguna casa en donde quedarse

Quiénes son y dónde encontrarlos

La Pastoral de la Calle está compuesta por diez grupos de jóvenes. Aquí sus nombres y qué ayuda proporcionan:

  • comedor Tarcisio Rubin, reparte merienda los lunes
  • UPA parroquia santiago apostol y san nicolas, reparte cena los martes
  • Los amigos de la calle. movimiento de Schoenstatt. reparte cena los miércoles
  • La consolata. Nuestra Señora de la Consolata. Colabora con ropa y calzado
  • Kerygma. Parroquia Sagrada Familia. Reparte cena los viernes
  • Hijos de la virgen. Reparte cena los sábados.
  • Mesa Tendida. Santa Bernardita, reparte almuerzo los domingos.
  • Casa de asistencia La Merced. Duchas los miércoles de 8 a 10
  • Pastoral Guadalupe. Trabaja con mujeres y mujeres trans en situación de prostituciones, violencia y riesgo social.
  • Grupo Olla, Parroquia San Miguel, Las Heras.