No queremos repetir una experiencia 2020”, indicó este miércoles Fernado Rozzi, referente de padres organizados y autoconvocados. El martes se reunieron con el titular de la DGE, José Thomas, y analizaron los puntos más importantes para un regreso a clases presenciales y seguras. "Fue muy positivo. Pudimos focalizar los temas educativos que son los que nos comprometen a nosotros, para nuestros chicos, como defensores del derecho a la educación”, señaló a Radio Nihuil.

Los padres organizados analizan que el 2020 fue muy deficitario en cuanto al aprendizaje y desarrollo social de los chicos. “Cuando notamos que la modalidad virtual iba haciendo agua, entre los padres en Mendoza pusimos en debate el tema de la presencialidad. Nuestra postura es volver a la presencialidad segura”, indicó Rozzi.

Te puede interesar...

“Coincidimos que estamos en pandemia por el coronavirus y que hay que tomar los recaudos pertinentes, pero hay que entender que la escuela no es un foco de infección, los chicos no son factores de contagio como se había dicho, basado en información científica, y creemos que hay que dar la batalla y aunar esfuerzos tanto del Estado como de todos los actores de la comunidad educativa, docentes y familias, para que se logre la presencialidad en un marco de seguridad sanitaria”, detalló el referente de la organización de padres.

Señaló: “La idea de Thomas es ir particularizando escuela por escuela, cómo será la habilitación de cada una. Hay escuelas que pedimos que no se habilitaran si no tenían agua potable. Si no tienen esas condiciones es imposible que sea un lugar seguro”.

Agregó que la idea es que “cada director va a tener que hacer informe de su escuela y de su comunidad, en qué situación está en cuanto a nivel edilicio, de los docentes y alumnos, y en base a eso se creará un protocolo especial, pero con la generalidad para que exista el distanciamiento correcto, las medidas de higiene en todo el establecimiento, que haya personal para eso, y la ventilación adecuada. Convertirlos en lugares seguros y estar confiados para mandar a nuestros hijos al colegio”.

Rozzi dijo que ven por parte de los gremios docentes “que existe una negativa a priori de volver a las aulas y no tratan de buscarle la manera para que la presencialidad sea una realidad. No compartimos ese aspecto, creo que todos tenemos que trabajar para que las escuelas se abran y los chicos tengan el derecho de educación”.

“Muchos de los padres de nuestra agrupación o que se acercan a nosotros son docentes y nos dicen que quieren volver al aula, sobre todo los que hicieron mucho e hicieron un gran esfuerzo para lograr que a través de la virtualidad los chicos pudieran aprender, sobrecargados de horas, algunos hasta llamaron chico por chico para ver si habían entendido y no perder el contacto”, agregó.

Otro aspecto del que se habló en la reunión con el director general de Escuelas y la organización de padres, fue el tema movilidad, ya que muchos maestros y estudiantes se trasladan en transporte público. “Pedimos que haya un transporte especializado para docentes y alumnos en los horarios de entrada y salida. Lo están tratando, lo están en analizando”, aseguró.