Diario Uno > Sociedad > Belén San Román

Murió Belén San Román, la policía que se disparó tras la difusión de sus imágenes íntima

Belén San Román murió este lunes en el hospital municipal de Bragado, cinco días después de haberse disparado tras la difusión de videos íntimos y fotos de ella

Belén San Román murió este lunes en el hospital municipal de Bragado, cinco días después de haberse disparado en la cabeza con su arma reglamentaria de policía luego de la viralización de una serie de fotografías íntimas y un video.

Según los familiares de la víctima, el responsable de la difusión de esas imágenes íntimas fue Tobías Villarruel, con quien la mujer policía había establecido una relación, aparentemente virtual.

Te puede interesar...

"Espero que el día de mañana, cuando a alguien le quieran mostrar este tipo de cosas, lo piense y se acuerde de lo que pasó con Belén, que le diga a esa persona borralo, no lo reenvíes, acordate de lo que pasó con esa chica de Bragado", dijo el padre en declaraciones a la prensa.

Graciela Álvarez, madre de la joven, denunció a través de su cuenta de Facebook que Villarruel, oriundo de la ciudad de Chivilcoy fue "el que viralizó fotos y videos" de su hija "hostigándola y amenazándola", y que esta situación provocó "que ella termine con su vida".

"Tan culpable esta lacra, como todos aquellos que viralizaron. El ser humano es la peor de las especies en este mundo enfermo. Ojalá sus sucias conciencias no los dejen vivir en paz", continuó el posteo de la madre.

La joven, que desde hace algunas semanas desempeñaba tareas en el Comando de Patrullas Rural, "no soportó la presión, la exposición y la vergüenza", precisó el padre en declaraciones a la prensa. Y agregó: "no lo supo manejar y no se abrió a pedir ayuda".

Quieren que se trata como femicidio

La abogada en derecho informático Marina Benítez Demtschenko aseguró que el caso debería tratarse como un femicidio-

"La violencia virtual le hizo ponerse una pistola en la cabeza”, dijo a Télam la abogada, quien añadió que se trata de "femicidio porque hay muchísimas formas de lograr la fulminación de una mujer”.

Demtschenko subrayó que “la violencia virtual tiene el mismo fin: anular a la mujer para ejercer control", incluso en casos en loq ue se puede llegar al "suicidio inducido".

“Es un caso paradigmático por el hecho de que termina con un suicidio, pero no es el único, hace años que esto está instalado en Argentina”, alertó la abogada.