Dentro de los sectores más castigados económicamente por la pandemia mundial del coronavirus está el del entretenimiento, y como una subdivisión se encuentran los salones de fiesta, que recién a fin de este trágico año están comenzando a ver "algo de luz" al final del túnel. La autorización de reconvertirse en restaurantes les ha permitido a estos empresarios a trocar actividades y generar ingresos, pese a la imposibilidad de cumplir con su agenda de compromisos tales como fiestas de egresados, casamientos o cumpleaños de 15. Pero esto no ha sido suficiente, y desde la Asociación de Propietarios de Salones de Fiestas y Empresas de Banquetes de Mendoza (ASAFI) han decidido tomar medidas de protesta para visibilizarse. "Somos trabajadores, pacíficos, y no vamos a molestar a los demás trabajadores, pero nuestra situación es caótica, y vamos a marchar este miércoles (16) para que nos escuchen, ya que estamos desesperados", anunció el presidente de la cámara que nuclea a los empresarios de esta actividad, Fabián Manzur.

salones-de-fiestas-01 (gentileza Salón Gran Milazzo)
Los salones de fiestas y eventos viven un profunda crisis y ofrecen protocolos de trabajo que les permitirían explotar sus actividades de modo tradicional.

Los salones de fiestas y eventos viven un profunda crisis y ofrecen protocolos de trabajo que les permitirían explotar sus actividades de modo tradicional.

No ayudó la reconversión como restaurantes o cervecerías

"Sabemos que hay excepciones, a algunos les está yendo bien con la reconversión que se permitió a los salones de fiestas. Pero la mayoría no ha podido trabajar adecuadamente, y es lógico: si alguien decide salir a cenar, va a ir a La Marchigiana, que es un restaurante, y no a El Casco, Casa del Fundador u otro, por una cuestión de costumbre", explicó Manzur, que agregó: La reconversión tiene que hacerse con inversión. Los restaurantes trabajan con mesas de hasta seis personas, pero el los salones las mesas son para diez personas. Tampoco sirve que nos habiliten como "patio cervecero", ya que nuestro mobiliario es distinto, son mesas y sillas elegantes, y no da el estilo rústico que busca la juventud en un patio de este tipo".

Te puede interesar...

"Necesitamos una salida y un sinceramiento con el gobierno. Suarez asumió y dijo que era un gobernador de diálogo, pero a nosotros no nos ha escuchado, ni ha respondido nuestras cartas ni los mensajes hachos mediante sus ministros. Para frenar a tantas fiestas clandestinas, proponemos abrir los salones, trabajar a un 50% de la capacidad, o al aire libre, con distanciamiento en las mesas. También se pueden permitir los cumpleaños, ya que la gente va a los restaurantes y celebran unas 30 personas, repartidos en varias mesas, y eso es algo que se puede hacer en nuestros salones, que además son más amplios, se harían sin bailes, pero escuchando música y volviendo a pasar un momento inolvidable", dijo Manzur.

La gente que alquila salones para fiestas, lo hace porque es un momento único e irrepetible de su vida; un casamiento, un cumpleaños de 15, u otra celebración como una cena de egresados, y quiere hacerlo tranquilo y con comodidad y para guardar un lindo recuerdo. Muchos creen que al ser nuestro rubro de entretenimiento es algo frívolo, pero en realidad se trata de algo familiar. Además, con el salón se mueve la economía de muchísmos rubros, como es el de la fotografía, videos, disc jockeys, proveedores, y muchos más, que necesitan trabajar desde marzo", concluyó Manzur, de la Asociación de Propietarios de Salones de Fiestas.

salones-de-fiestas-02 (gentileza Salón Gran Milazzo)
La reconversión de los salones de fiestas en restaurantes han tenido poco éxito en su mayoría. Algunas excepciones se deben a buenas estrategias de marketing, como por ejemplo hacer fechas temáticas, como Halloween u otras.

La reconversión de los salones de fiestas en restaurantes han tenido poco éxito en su mayoría. Algunas excepciones se deben a buenas estrategias de marketing, como por ejemplo hacer fechas temáticas, como Halloween u otras.

La excepción a la regla

Quienes se muestran optimistas y han tenido una buena respuesta por parte del público -como excepción a la regla- con su propuesta es el Salón Gran Milazzo, de Villa Nueva, Guaymallén, donde sus dueños pusieron todo el ingenio para salir adelante, y lo están logrando. "Hemos tenido buena respuesta de público. Ya tenemos autorizado trabajar al 70% de nuestra capacidad, y lo hacemos con todas las reservas tomadas, y y teniendo que rechazar algunos clientes", explicaron desde el salón de calle sarmiento al 500.

La buena iniciativa de estos empresarios Lucas Castro y su esposa Yesica Zanetta fue la de no quedarse sólo en la propuesta gastronómica, sino agregarle alegría a la salida familiar. "Nosotros hemos tenido muy buena respuesta con los fines de semana temáticos, y hemos ofrecido, por ejemplo las Noches Circenses, Noches de Halloween, y otras", detalló Yesica, haciendo un alto en plenos preparativos para un día de intensa actividad.