Claudia Degrossi, directora de las carreras de ciencias químicas y tecnología de alimentos de la Universidad de Belgrano, apuntó que la leche se puede frizar para consumirla en otro momento, pero debe tener un proceso de pasteurización para evitar enfermedades.

La doctora fue consultada por Radio Nihuil a causa de la tendencia de los mendocinos de comprar leche en tambos, ante la escasez de segundas marcas en los supermercados. También aclaró que hay que controlar muy bien el producto cuando se friza porque no siempre queda apto para el uso.

"Debemos tener la garantía que la leche esté pasteurizada. En una empresa que pasteuriza los equipos son sofisticados y son muy importantes para evitar que grandes cantidades pudieran salir contaminadas"  "Debemos tener la garantía que la leche esté pasteurizada. En una empresa que pasteuriza los equipos son sofisticados y son muy importantes para evitar que grandes cantidades pudieran salir contaminadas" 

Claudia Degrossi, doctora

"Se deben eliminar los patógenos que son tan preocupantes en Argentina como el Escherichia coli, que causa el síndrome urémico hemolítico o salmonella, que es más conocida, pero que también puede causar consecuencias severas", advirtió.

Qué significa que esté "pasteurizada"

El término hace referencia a que la leche ha sido sometida a un calentamiento suave (70º-90ºC) durante unos segundos para inactivar microbios como algunos patógenos (causantes de enfermedades), sin modificar sensiblemente las cualidades del alimento y evitando que se deteriore inmediatamente.

"Una vez que se ha calentado la leche, se debe enfriar muy rápido, porque no es que la pasteurización elimina todos los gérmenes", añadió al respecto.

"De todos modos, al congelar y descongelar puede pasar que se rompa la emulsión y que se corte la leche", dijo.

Luego dio un ejemplo. "A ver, mi mamá congeló un sachet de leche porque se iba de vacaciones y a la vuelta la usó sin problemas, no quedó fea. Pero hay que probarla primero para saber si se puede tomar".

"Lo ideal es frizarla de manera fraccionada en recipientes que estén desinfectados. Además, hay que bajarla para que se descongele en la heladera y que nunca esté a temperatura ambiente", aconsejó.

Temas relacionados: