Diario Uno Sociedad sequía
Cambio climático

La sequía en Mendoza ya se cobra cientos de cabezas de ganado

Productores del Sur y del Valle de Uco alertaron la situación que viven con sus animales y creen que empeorará en los próximos meses

Por UNO

La sequía en Mendoza ya se siente en el sector productivo, en el sur y en Valle de Uco productores ya perdieron cientos de cabezas de ganado, sobre todo caprinos, y muchos animales sufren de desnutrición.

Los productores alertan que la situación podría llega a ser catastrófica por la falta de precipitaciones y los pocos o nulos pozos para obtener agua, también reclamaron la necesitad de contar con reservorios de agua para prevenir estas situaciones extremas.

El Departamento de Irrigación dio a conocer su pronóstico para la temporada 2021/22 y nuevamente no es alentador ya que va de la sequía moderada a la extrema. Según los datos dados a conocer por Irrigación, en la cuenca Mendoza, el pronóstico es de sequía moderada. En las cuencas Tunuyán, Diamante, Atuel y Malargüe el pronóstico es de sequía severa. La situación más grave se da en la cuenca Grande, ya que allí se espera una sequía extrema.

El productor agropecuario Jorge Vargas contó a NDI (diariondi.com) que las pocas crías que nacen vivas "sólo viven unos días, pero mueren y estamos llegando al 50% de esas crías que se nos mueren. Ni hablar de las vacas, cabras y chivos grandes. Si para enero no llueve quizás muera el 100% de todo el ganado, ni hablar de las crías con madres que no tienen leche y están muy débiles. No contamos con pronóstico de lluvia por ahora y todos los productores aquí solo nos queda seguir mirando como se nos mueren los animales".

Vargas contó la situación de un campo en el límite del Sur de San Carlos y el Norte de Malargüe. “En la zona del Diamante y los Buitres tenemos una gran sequía que nos azota desde hace siete meses”. En la zona y como consecuencia directa de esto murieron el 45% de vacas y terneros. Mientras, que el 65% de las crías de cabras y chivos no sobrevivieron a poco de nacer.

Cuando se anunció el pronostico de Irriguación, el superintendente de la institución, Sergio Marinelli, dijo que “empezamos a hablar de la nueva normalidad y dijimos que había que tomar medidas estratégicas que permitieran preventivamente evitar los efectos negativos que produce la sequía sostenida en los distintos usos. En Mendoza, la sequía se volvió la nueva normalidad. Sumado a los efectos globales del cambio climático, ese escenario requiere de acciones contundentes”.

https://twitter.com/IrrigacionMza/status/1445398686293446658