Reforma de Salud

La Cámara de Diputados convirtió en ley el programa de Residencias Médicas que generó polémica con AMPROS

El sistema acorta el tiempo de formación y otorga becas de incentivo económico a quienes eligen especialidades críticas. Para AMPROS, implica precarización del trabajo

La Cámara de Diputados de Mendoza convirtió en ley el proyecto sobre Residencias Médicas, enviado por el Poder Ejecutivo y que integra la reforma del sistema de Salud. Con este visto bueno, se pone fin a una polémica que llevó tiempo de discusión, porque tenía -y tiene- muchas voces en contra de la iniciativa.

Los puntos principales de la nueva Ley de Residencias

Básicamente, la nueva Ley de Residencias tiene cinco aspectos importantes

  • Busca acortar la especialización, sin disminuir la calidad de la formación
  • Pago adicional de residencias en especialidades "críticas"
  • Unificación de las condiciones de trabajo en el sistema de salud de gestión pública y privada.
  • Reforzar con premios o incetivos económicos a quienes se formen en pediatría, medicina de familia y clínica general.
  • Residencias aprobadas por competencias y no por años. Es decir que cuando el profesional adquiere los saberes y prácticas necesarias para trabajar, ya puede hacerlo, independientemente de los años de formación.
Claudia Iturbe secretaria general ampros protesta médicos salud reforma legislatura (6).jpeg
Claudia Iturbe, secretaria general de AMPROS, siempre estuvo en contra de la nueva Ley de Residencias Médicas.

Claudia Iturbe, secretaria general de AMPROS, siempre estuvo en contra de la nueva Ley de Residencias Médicas.

Tal y como lo expresaron desde Diputados, son “mejorar la formación de profesionales, incentivar las residencias que más necesita el sistema, cuidar a los profesionales que están en su proceso de formación y uniformar las características de las residencias públicas con las privadas”.

Además, los cambios en salud también implican la sanción del nuevo Régimen de Profesionales, que incluye un mayor pago a los médicos que tomen horas en centros de salud, donde son más difíciles de cubrir los cargos.

Las críticas de AMPROS

Por su parte, la Asociación de Profesionales de la Salud, (Ampros) ya había emitido un documento en el que aclaraba su postura contraria a las reformas en las Residencias Formativas.

En resumen, porque precariza y viola los derechos laborales y el salario digno, brindando "becas", "premios" o "incentivos", en lugar de porporcionar una remuneración a un trabajo, que es la actividad que realizan los residentes.