Diario Uno > Sociedad > Funeraria

Inauguraron la primera funeraria para mascotas

Fidelis es la primera funeraria de mascotas del país y está en Fernández Oro, Río Negro. El servicio que ofrecen es similar al que se realiza con una persona

Inauguraron la primera funeraria para mascotas. Vendieron una casa y renunciaron al trabajo para abrirla. Se tuvo que generar normativa y un horno especial para que funcione, pero sienten que lo valió para honrar a sus seres queridos. Fidelis es la primera funeraria de mascotas del país y está en Fernández Oro, Río Negro. Si bien en la región se pueden encontrar cementerios destinados a esos familiares no humanos, el servicio que ofrecen Celinda y Néstor es similar al que se realiza con una persona.

Hay un trato especial, un velatorio con la posibilidad de llevar ofrendas florales y, después de la cremación, se entrega una urna con una placa diseñada en una joyería. Antes de abrir, tuvieron que hasta vender una casa y renunciar al trabajo, pero sienten que valió la pena para honrar a dos seres que amaron y que tuvieron que despedir de la peor manera.

Te puede interesar...

La tarea previa para abrir la primera funeraria de mascotas del país demandó años. Ni Provincia ni Nación contaban con normativa, por lo que se tomaron modelos de otros países, como España, y recibieron el asesoramiento directo de una casa funeraria del rubro de México.

El matrimonio de Celinda Molina y Néstor Pardo vive en Cipolletti, pero no como está habilitada la actividad, se instalaron en Fernández Oro. Resaltaron que durante casi dos años, trabajaron codo a codo con el Municipio, que los fue asesorando, para abrir paso a la actividad en el país que ya siguieron otros emprendedores, por ejemplo, en Buenos Aires.

Tuvieron que instalarse al lado de una ripiera porque no podían iniciar el desarrollo en tierras productivas. Ellos se encargaron de forestar el lugar y embellecerlo.

Otro aspecto complejo fue el del horno crematorio. "Era la primera vez que se hace para una funeraria de mascotas", aclararon. Se buscó que no emanen calor y que sea agradable a la vista porque las familias de las mascotas tienen la opción de observar el proceso. Con la instalación del horno, también hubo que pensar un edificio acorde que lo contenga. Recurrieron a una empresa de construcción en seco de Rosario, que instaló capaz especiales en las paredes de alrededor.

La inauguración fue el 23 de marzo. Sí, justo cuando empezó la pandemia, y aunque eso impide los velatorios presenciales y limitó la capacidad de publicitar el emprendimiento, son numerosas las cremaciones que han realizado, sobre todo, por el trato especial que se da a las familias.

El precio de un servicio funerario$12.000es el valor en el caso de una mascota pequeña, se encarece en el caso de medianas y llega a $15.500 cuando son grandes.