Diario Uno > Sociedad > San Rafael

Iba a velar a su madre y le habían entregado otro cuerpo

Un hombre denunció que una clínica le entregó el cuerpo de otra mujer que no era su familiar y que no le dieron explicaciones sobre lo ocurrido

La misma situación que se vivió con una clínica en Ciudad sucedió ahora en San Rafael en donde una familia denunció que les entregaron un cuerpo que no era el correspondiente.

Ariel Martínez, hijo de Elodia Martínez, relató que su mamá falleció el lunes a las 20.30. “Nos dijeron que el cuerpo era retirado por la cochería al otro día y podía ser velado máximo una hora y media. Me retiré a casa, a las 8.30 del martes fui a la cochería y cuando me dejaron ingresar a la sala velatoria, vi que el cuerpo no era el de mi mamá, pero estaba con la ropa de ella”, afirmó al Diario San Rafael.

Te puede interesar...

Según explicó Martínez, le contó a los empleados de la cochería lo que había ocurrido, se cerró el cajón y luego se dirigió a la clínica a buscar una explicación pero que nadie le respondió nada.

"De la cochería me comentaron que había un cuerpo que lo acababan de bajar, que no estaba cuando fueron ellos, y efectivamente era. Esto sucedió en la Clínica Ciudad”, manifestó.

Añadió: “Si a mí me hubieran dado el cuerpo con cajón cerrado, hubiera velado a una persona que no conocía, hubiera enterrado a una persona que no conocía y a la otra familia le hubiese sucedido exactamente lo mismo”.

Sobre los responsables de esta situación, el doliente aseguró que “en la clínica nadie me dio ninguna explicación. Agarraron, le sacaron la ropa a esa mujer que no sé quién era, se la pusieron a mi mamá y la llevaron a la cochería”.

"Me parece que en una situación de tanto dolor, como perder un ser tan querido, que te manden otra mujer es una falta de ética y profesionalismo total”, agregó.

En cuanto a las causas de la muerte de la señora Martínez, comentó que “me dijeron que murió de una neumonía avanzada, pero al mediodía de ese mismo día me dijeron que tenía los pulmones y el corazón totalmente sanos. El certificado de defunción todavía no me lo entregan, así que no sé la causa. Mi madre tenía 88 años y entró a la clínica el jueves pasado”.

El hombre manifestó que desde la Clínica no se han comunicado con él. "En este momento ya está mi mamá sepultada y haber tenido que pasar por esto, de entrar a una sala velatoria para llorar a tu mamá y que no sea, y que otra persona esté con la ropa de ella, fue sumamente angustiante. No puede ser, esa es la ‘clínica del terror’”, afirmó.

Fuente: Diario San Rafael