La radio más querida de Mendoza, Radio Nihuil, cumple 64 años, y dos figuras del horario clave de la mañana, visitaron este lunes el living vespertino de Ornella Ferrara, en su programa Para todo! y los dos "duros" del periodismo, Andrés Gabrielli y Ricardo Montacuto mostraron su verdadero rostro -afable- fuera de micrófono. "Ninguno de los dos es malo en realidad...", dijo risueño Montacuto, mientras Gabrielli continuó la broma y aclaró: "Él es más grandote, da mejor el papel, pero en el fondo es un peluche...".

La Radio Nihuil cumple este martes -21 de septiembre- 64 años, tras haber comenzado en calle Rioja, luego tuvo su edificio propio en calle Echeverría, para finalmente instalarse en el monumental multimedio del Grupo América en calle Manuel A. Sáez 2421, de Las Heras, se ganó en base a sus periodistas, locutores y personal técnico el merecido prestigio. En cuanto al periodismo general y "duro", que tiene su segmento en el horario de máxima competencia -las mañanas-, en Nihuil brillan el santafesino Andrés Gabrielli y el chubutense Ricardo Montacuto, con sus respectivos programas Primeras Voces (7 a 10) y Te Digo los que Pienso (10 a 13).

Seguir leyendo

Ricardo Montacuto y Andres Gabrielli (6).jpg
Montacuto y Gabrielli contaron sus inicios periodísticos y como fue su llegada a Radio Nihuil, que este martes cumple 64 años de vida en el aire de Mendoza.

Montacuto y Gabrielli contaron sus inicios periodísticos y como fue su llegada a Radio Nihuil, que este martes cumple 64 años de vida en el aire de Mendoza.

La inefable Ornella Ferrara, que reina en las tardes de El Siete, con su programa Pará todo!, se animó a invitar a "pesos pesados" del periodismo, famosos por su estilo punzante y hasta un poco ácido, para entrevistarlos y ver su verdadera imagen, de padres de familia y hombres tranquilos.

En el inicio, y un poco en broma Ornella disparó que si se animaban a cualquier tipo de preguntas, a lo que Gabrielli dijo sonriente "cualquiera no, cosas privadas no", y luego se prendieron con Montacuto a bromear sobre sus estados civiles. "¡Entre los dos tenemos casado como siete veces!", y ambos coincidieron en que tienen cinco hijos cada uno.

Respecto al tema de sus estilo similares en cuanto a lo agudo, Ornella lanzó la "pregunta animal": ¿Quién es el más malo de los dos?, a lo que Ricardo respondió que "ninguno de los dos es malo". Andrés agregó que "él es más grandote, da mejor el papel, pero en el fondo es un peluche", dijo.

Dos ex "fundamentalistas" adaptados

"En la vida vas aprendiendo, te vas serenando", agregó Gabrielli, que continuó: "Con el tiempo perdés el fundamentalismo, perdés el fanatismo, perdés la brutalidad con la que hacías las cosas antes. Entendés más al resto de la gente; te volvés un poco más amplio", dijo el periodista radial y columnista de Diario UNO.

Por su parte Montacuto analizó que antes era fundamentalista hasta para escuchar música, y luego dijo que "en este país estamos sobreadaptados, te acostumbrás al stress de ser argentinos. Inflación, un montón; precios, un montón; ya nada nos sorprende. Pasa que cuando te comunicás con la gente que se ha ido al exterior, te das cuenta que han bajado cinco cambios", señaló el periodista patagónico, que eligió a Mendoza desde hace años.

En otra parte de la entrevista, ambos "monstruos" de la radio, recordaron sus inicios en el periodismo gráfico, y lo destacaron como escuela periodística. Montacuto confesó que nunca se había imaginado trabajar en Nihuil, y que "lo primero que escuché cuando me vine a vivir a Mendoza fue a Andrés", dijo Ricardo, que agregó: "Nosotros somos una empresa chiquitita, llegar acá (Nihuil) fue un laburo muy grande con Carlos Ponce, mi socio, y la verdad que nunca hubiera imaginado estar en esta radio".

Ricardo Montacuto y Andres Gabrielli (7).jpg
Lejos de la imagen de periodistas

Lejos de la imagen de periodistas "duros" y "punzantes" que tienen Ricardo y Andrés, ambos mostraron su verdadera cara de periodistas simpáticos y súper profesionales, que los destacan en un medio tan competitivo.

De la gráfica a brillar en el aire de Nihuil

"Nosotros, con Ricardo, nos hicimos periodistas comenzando en las redacciones de los diarios de papel, pasando por distintas secciones, y eso te va enseñando. Es una escuela donde aprendés de todo. No es un aula, aprendés trabajando sobre la marcha, y con distintos maestros, que eso enriquece desde todo punto de vista. Hasta tenías que pelear con los correctores, algo que se ha perdido en las redacciones, y apelar a todo tu conocimiento académico", dijo Gabrielli.

Ricardo Montacuto y Andres Gabrielli (8).jpg
Ornella no puede contener la risa, ante la versión

Ornella no puede contener la risa, ante la versión "cuyana" de Andrés en la lectura de una noticia, parte de un juego donde Gabrielli y Montacuto realizaron un ficticio casting para un medio internacional.

Sobre la llegada de cada uno de ellos dos a Radio Nihuil, y lo que significa, Montacuto aclaró que hace menos de diez años que hace radio, se considera "nuevito", y comparó con su paso anterior en radio La Red con su propuesta mañanera. "Es muy fuerte estar en Nihuil, te hace una figura pública. Te van a putear o te van a felicitar en la calle". Aclarando que son más las felicitaciones que los rechazos, agregó que no fue nada fácil para él. "A la gente le costó adaptarse a mi estilo, y a mi me costó adaptarme al público de Nihuil, que es otro tipo de público", dijo Ricardo.

Ricardo Montacuto y Andres Gabrielli (9).jpg
Aunque le costó más imitar el acento cuyano, también fue desopilante la lectura de Ricardo Montacuto de una noticia en modo

Aunque le costó más imitar el acento cuyano, también fue desopilante la lectura de Ricardo Montacuto de una noticia en modo "cuyano" y luego neutro de una misma noticia.

Andrés Gabrielli también destacó sus inicios como periodista gráfico, al señalar que "llevo acá toda una vida. Llegué a este multimedio a trabajar en la revista Primera Fila, y luego comencé a hacer "palotes" en Nihuil, con Jorge Sosa, haciendo cositas pequeñas, luego cubrí una elección y ya no fui más de esta radio", detalló, para continuar: "Luego comencé a trabajar en diario UNO, también en el Canal Siete, pero siempre con la espalda apoyada en Radio Nihuil".

Finalmente, tanto Andrés como Ricardo, se animaron a un desopilante y ficticio casting, donde ambos aspiraban a ingresar a un supuesto cana mexicano, donde tenían que leer una misma noticia, tanto en modismo cuyano, como en español neutro, lo que generó la carcajada de todos en el programa de Ornella.