Se lo toma con humor e ironía a través de Twitter, como para que estar internado con coronavirus le resulte más llevadero a él y a los suyos.

Incluso al hecho de haber recibido ya dos transfusiones de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 lo expone con tanta buena onda que invita a pensar públicamente que la recuperación y la donación son posibles.

Te puede interesar...

Se trata de Eduardo Maccari, el empresario cervecero dueño de Jerome, quien en las redes sociales, como en Twitter, interactúa como Tomás Amarreala.

https://twitter.com/AmarrealaTomas/status/1308058534983200769

Hasta un diario de vivencias de sus horas de internación expone Maccari, quién suele ser crítico a las restricciones adoptadas por el Gobierno, a través de la red social del pajarito azul.

Habla de los síntomas del COVID-19 que vuelven a su humanidad siempre a la misma hora, pasaditas las cuatro y media de la tarde; y destaca el gesto solidario de un equipo de enfermeros con otro paciente positivo de coronavirus, a quien asisten en una videollamada con familiares.

Amigos, conocidos y seguidores lo alientan a no bajar los brazos y el empresario agradece "a quien haya sido" que donó el plasma recibido la primera vez. Ya del segundo sachet de plasma algunos se animan a bromear que parece la transfusión de una de las cervezas que produce hace años por tradición familiar.

Dedica unos tuiteos al personal de la Sanidad para agradecer por el esfuerzo colectivo en la pandemia pero también tira algunos dardos a algunos sectores de la clase política nacional y no deja de criticar las restricciones y de aclarar que de no ser por su estado de salud, habría estado en la manifestación del sábado pasado.

https://twitter.com/AmarrealaTomas/status/1307108914929037314

Del barril a la botella

Maccari es uno de los tantos emprendedores mendocinos que debió cambiar a la fuerza por la pandemia.

Desde que comenzó la cuarentena, su empresa se reconvirtió y comenzó a ofrecer las variedades de cerveza en botella y a domicilio, dejando para otro momento los tradicionales barriles.