Abandonar la casa de uno duele. Y ver desde lejos que se desangra duele más, por la impotencia. Cerca de 1.500 venezolanos siguen en Mendoza por las noticias y redes sociales el durísimo momento que pasa su patria. Ciro Aponte es presidente de la Asociación de Venezolanos en Cuyo y hace 14 años que se vino desde Caracas a Argentina previendo lo que iba a pasar con su país, y sufre día a día, en lo personal, y junto a los refugiados que buscan protección en la entidad que preside.

“Es muy triste ver lo que pasa en mi país, pero lo que más duele es ver a la gente que lo apoya" “Es muy triste ver lo que pasa en mi país, pero lo que más duele es ver a la gente que lo apoya"

Ciro Aponte, de la Asociación de Venezolanos en Cuyo

"La gente no migra de Venezuela, escapa", dice Aponte, quien sufre por la represión que sufre su pueblo. "El dolor que más siento es ver que los manifestantes muertos en su gran mayoría son jóvenes y mujeres, de entre 16 y 22 años. El venezolano que está luchando es el que no tiene los recursos para salir de su país. Y el que pudo salir, trata de apoyar a los que están adentro. En Argentina hay 130 mil inmigrantes de Venezuela. 

Ciro, profesional del rubro industrial, tiene una visión muy particular del apoyo interior que tiene el régimen de Nicolás Maduro. "Hay mucha gente que va a las concentraciones del oficialismo son empleados públicos, es gente que trabaja para el Gobierno. No pueden manifestarse en contra porque se quedan sin trabajo y sin ningún tipo de indemnización y encima tildado de traidor a la patria. Tienen la opción: o apoyas o te mueres de hambre”.

Maduro es un títere del alto mando

Aponte explica que en su país el alto mando militar apoya a Maduro porque "todos están marcados por la corrupción y el narcotráfico" y no pueden hacer nada. Pero que las fuerzas armadas internamente están muy divididas. "El problema es que desde coronel hacia arriba no hay quién se pare, detenga el país y de el golpe", explica el venezolano de 45 años.

"Maduro es un títere, y lo maneja el alto mando militar. Tengo muy buena información -de una fuente extraoficial del Gobierno- que me dice que Maduro quiso renunciar dos veces en el 2017, y Diosdado Cabello fue uno de los que lo impidió, y la segunda vez fue todo el alto mando quien no quiso", informó el disidente caraqueño casado con una mendocina, con la que tuvo dos hijas.

Respecto a lo que pasa con la economía en Venezuela, Aponte explica que no existe la empresa privada. "Desde el 2007 en adelante, Hugo Chávez tomó la iniciativa de que a aquel empresario venezolano que estuviera en contra de su régimen iba a ser expropiado. La única empresa que no pudo expropiar fue a la empresa (de alimentos) Polar, ya que si pone a los inoperantes que suele colocar, se mueren de hambre", sentenció el exiliado.

Finalmente, Ciro mostró preocupación por las consecuencias que pueden acarrear la crisis actual y una posible intervención armada extranjera en su país. "Maduro cortó las relaciones bilaterales con Estados Unidos, e inmediatamente largó el comunicado de que este país no lo reconoce, y dice que no es nadie. Vamos a ver qué es lo que pasa ahora. Se puede generar un gran conflicto armado y puede haber un gran derramamiento de sangre", reflexionó Aponte.

Y cerró: "Venezuela tiene un buen ejército, bien armado, pero pienso que en cuanto el soldado común vea desembarcar a los marines, las armas se van a ir al piso, como pasó en Panamá (en 1989)".

Temas relacionados: