El 11 de noviembre se celebra el "Día del Cornudo". Sí, este hecho que a todas las personas, o a la mayoría, las pone muy mal tiene celebración.

La celebración del Día del Cornudo se debe a un pueblo italiano llamado Rocca Canterano que decidió homenajear a San Martín, obispo de Tours y patrón de todos aquellos a quien su pareja ha engañado en algún momento de sus vidas.

Te puede interesar...

Todos los años, los habitantes de este pueblo hacen un gran fiesta el fin de semana más cercano al 11/11 en el que reconocen a un "cornudo".

Por eso, acá te contamos historias de engaños amorosos.

Historias de engaños amorosos

El amigo del jardín

"Hace como dos años, un exnovio tenía un amigo muy cercano, se conocían desde jardín, se llevaban como hermanos. Mi novio y yo recién nos mudábamos juntos. Un día los encontré en nuestro cuarto nuevecito, desnudos... lo demás ya es medio obvio. Más que darme coraje me dio risa, porque las familias de ambos bromeaban con la sexualidad de uno con el otro. Al final yo me fui del departamento y me parece que ellos dos siguen viviendo ahí y están próximos a casarse. ¯\_(ツ)_/¯"

Dos enfermedades sexuales

"Fui a hacerme el chequeo anual rutinario. Cuando me dieron los resultados me quedé muerta: tenía dos enfermedades de transmisión sexual diferentes, una de ellas muy grave. Era una cepa que causa cáncer de cuello de útero y que ya ha comenzado a extenderse. Desde mi última revisión médica, hace un año, solo he mantenido relaciones sexuales con él".

El karma

"Fui a visitar a mi novio a Alemania, estando allá, mi crush de mucho tiempo empezó a mandarme mensajes y a decirme que dejara a mi novio por él. Corté con mi novio en el viaje, regresé a México y empecé a salir con el otro tipo. Al poco tiempo tuvimos que dejar de salir porque en una fiesta se metió con una chava y la embarazó. Me quedé sin novio alemán y sin crush :( "

La infidelidad contagiosa

La noticia llegó a todos lados en cuestión de horas. Un hombre había sido infiel, se había contagiado de coronavirus y había obligado a todo un pueblo de Santiago del Estero a aislarse. Esto ocurrió en marzo. 24 horas después, el hombre confesó que no había sido infiel pero que había estado en contacto con su novia de Córdoba y que por proteger su identidad, había culpado a una mujer inexistente.