Sociedad Catamarca
Pandemia

Coronavirus en Mendoza: Mendocinos varados entre Catamarca y La Rioja son amenazados con prisión

Un grupo de montañistas que se estaban realizando una expedición en Fiambalá quedaron varados en el límite entre Catamarca y La Rioja cuando intentaban volver a Mendoza por las estrictas medidas que han tomado algunos gobiernos provinciales de cerrar sus fronteras.

Te puede interesar:Confirmaron que se extenderá la suspensión de las clases por el coronavirus

Ulises Corvalán es un reconocido guía de montaña mendocino que ha transitado por el cerro Aconcagua en más de 50 oportunidades. El 11 de marzo, cuando aún no se disponía el aislamiento obligatorio en todo el país, viajó rumbo a la ciudad catamarqueña de Fiambalá para adentrarse en la montaña junto a un grupo de 12 personas con domicilios en otra provincias como Córdoba, Buenos Aires y Río Negro.

 Embed      

Pero cuando este miércoles 25 culminó la experiencia y descendieron, se anoticiaron sobre la medida de aislamiento obligatorio que se había impuesto en todo el país desde el 20 de marzo y hasta el 31 de marzo, por lo menos.

"La intendenta de Fiambalá -Roxana Paulón- nos envió a realizar un chequeo médico en donde se nos cobró $500 a cada uno. Después realizó un escrito en donde se explica que nosotros no estábamos al tanto de la situación por estar en la montaña y se nos escoltó con la policía a través de la ruta 60 hasta el límite con La Rioja", explicó a Diario UNO Corvalán.

 Embed      

Siguiendo el relato del andinista, este viernes al mediodía, llegaron a bordo de cuatro camionetas a San Blas de los Sauces, en La Rioja, donde se encuentra un puesto provincial de fronteras. Fue en este punto donde se encontraron con un enorme obstáculo, ya que se les prohibió continuar su camino hacia Mendoza y también se les impidió retornar a Catamarca.

"Hay un policía al que le explicamos la situación y le mostramos la notificación de la intendencia de Fiambalá pero nos dice que la decisión provincial es no dejar pasar a nadie", detalló el mendocino que, junto a el grupo que lo acompaña, se ha sometido en tres oportunidades a chequeos para corroborar la temperatura corporal por parte de Gendarmería y otra autoridades.

"En una hora y media nosotros podríamos pasar por La Rioja sin bajarnos en ningún lado pero no nos dejan transitarla por ninguno de sus caminos. Estamos tirados en la banquina, acá no solo hay coronavirus sino que también hay dengue y nos están picando los mosquitos todo el tiempo. Intentamos improvisar una carpa y nos amenazan con meternos presos", se quejó Ulises, quien tiene una hija de 7 años en Mendoza que lo espero junto a su madre.

 Embed      

En medio de una situación por demás particular e insólita, Corvalán confesó que le pidieron colaboración a las autoridades riojanas y mendocinas y se encuentran a la espera que la Justicia Federal de esa provincia determine si pueden seguir su viaje con rumbo a Mendoza.

"Lo que nos han comentado es que las autoridades de La Rioja quieren tener la certeza de que San Juan nos deje ingresar a su provincia para que no quedemos nuevamente en esta situación pero esto se puede demorar así que no sé dónde vamos a pasar la noche", comentó angustiado Corvalán.