Salud Domingo, 6 de mayo de 2018

Tendencias: los hombres que usan "corpiños" en los deportes

Los entrenadores pueden medir cientos de variables con estos dispositivos que ya se usan en hockey sobre césped y fútbol.

Parecen corpiños pero no lo son. Esa pechera que cada vez es más común ver en la pantalla de la televisión usada por algún jugador de fútbol incluye un sofisticado GPS (Sistema de Posicionamiento Global). Con ese dispositivo conectado a un software, los entrenadores pueden medir cientos de variables en los deportistas.

La novedad se utiliza sólo para rutinas de alto rendimiento. Por su elevado costo aún no se ha popularizado entre otros usuarios. Se cree que con el correr del tiempo, tal como sucedió con otras tecnologías, llegarán al mercado versiones más simples que extiendan su uso. Por ahora en Mendoza es imposible encontrar algo similar en algún negocio.

Al consultar en la mayoría de las tiendas de deportes de Mendoza todas coincidieron en desconocer esa pechera tanto en sus catálogos de ropa como en sus listas de complementos deportivos. No obstante, algunas dejaron entrever que quizás dos grandes marcas de ropa internacional puedan en algún momento comercializar algo similar, dentro de lo que se denomina rubro de "ropa inteligente".

Mientras tanto, quienes las usan en Mendoza las consiguieron a pedido, traídas del exterior. Hasta el momento dos equipos de distintos disciplinas (fútbol y hockey sobre césped) ya las han incorporado. Según profesores de Educación Física, tarde o temprano la tecnología se irá imponiendo y será imprescindible utilizarlas en todas los deportes y equipos profesionales.

El club Godoy Cruz y el club Alemán usan las sofisticadas pecheras en algunas de sus divisiones. Con estas nuevas herramientas pueden recoger, procesar y analizar información de calidad de los entrenamiento de sus jugadores. En todos los rubros el conocimiento es poder y los datos que aportan estas pecheras son el motivo por el cual los dirigentes se animan a invertir hasta U$S3.000 por cada una.

Conocer en detalle aspectos fundamentales de las características físicas de un deportista les permite a los entrenadores realizar planes directamente enfocados para disminuir deficiencias y potenciar capacidades. Con la ayuda de instrumentos especiales los resultados son precisos y se pueden prevenir eventualidades de todo tipo.

Palabra de experto

"Para el rendimiento deportivo es muy útil la utilización de GPS ya que podemos ver todo lo que hace el jugador mecánicamente en la cancha, es decir: aceleraciones, desaceleraciones, saltos, impactos. A partir de esos datos lo que hacemos es ver si la sesión que propusimos logra el objetivo y predecir características corporales", describió Martín Domínguez, uno de los preparadores físicos de Godoy Cruz.

"Mide distancia total, metros por minuto recorrido, tiempo de juego, distancia a diferentes intensidades y parámetros de intensidad, la carga del jugador, su índice de la fatiga mecánica, el estrés muscular, la velocidad máxima y aceleraciones a alta intensidad. Son más de trescientos parámetros, pero los entrenadores nos ocupamos de los más importantes", agregó.

Domínguez especificó que algunas pecheras traen una banda cardíaca, para conocer las pulsaciones, los picos máximos y mínimos y predecir el consumo calórico del jugador. Este sistema se incorporó en el mundo del deporte desde 2010 a nivel mundial y en Mendoza se trajo por primera vez en 2015. Ese año la AFA comenzó a permitir su uso en competencia.

En el hockey recién hace sólo dos años que lo habilitaron. Los entrenadores explican que no tiene ningún tipo de incomodidad para el jugador ni para el oponente. "Como preparadores físicos nos sirve mucho para controlar las cargas y prevenir lesiones. También para ver si un jugador no está rindiendo y ajustar los entrenamientos o sesiones", destacó Domínguez.

El sistema permite hacer un seguimiento en vivo de lo que va pasando en la cancha. A los técnicos les llega por un antena conectada a la computadora toda la información y se puede ir haciendo un ajuste en tiempo real si el jugador no está cumpliendo los objetivos.

"Es un lujo, en Europa hace tiempo que se trabaja y tenerlo acá le aporta mucha calidad a la tarea", señaló el profesional que se desempeña en el Tomba.

El profe precisó que esta tecnología es importada de empresas que en su mayoría son europeas o americanas. "Nosotros usamos una marca australiana y el sistema anterior era americano. Ahora se paga una cuota por mes con posibilidad de cambiar los equipos en tres años. Tenemos aparatos comparados más económicos y antiguos", dijo.

"Son el presente del deporte, se tienen que generalizar si se quiere aumentar la calidad de las sesiones o el rendimiento del jugador. Los trabajos tradicionales pueden ser complementados con labores específicas y se vuelven imprescindibles. Es indistinto el uso en hombres y mujeres. Para activarlos se carga a la computadora cada jugador y sus características de parámetros básicos como peso, altura, fecha de nacimiento y posición", detalló.

Domínguez cree que en los centros de educación física es un instrumento muy nuevo pero que sería fundamental que se empiece a enseñar a usarlos. "Los profesores van a tener que aprender a leer esa información y como todo, si no te adaptás un poco a la tecnología es complicado", finalizó

Dejanos tu comentario