Diario Uno > Red de Construcción Responsable > Ladrillo

Ladrillo hueco la alternativa con cuádruple beneficio

Un mejor aislamiento, excelente barrera contra la humedad, menor huella de carbono en su fabricación y un precio estable, lo convierten en la mejor opción.

En Argentina cada decisión debe tomarse en un contexto adecuado, las decisiones de ayer y literalmente decimos el día de ayer, no son las mismas que las que deben tomarse hoy. Jugamos con reglas que ni los emprendedores más atrevidos imaginarían aplicar en otro país del mundo, y entre esas tenemos la inflación, el movimiento del dólar y en las últimas semanas la variación del precio del ladrillo macizo. Hemos recibido consultas de varios clientes sorprendidos en VDM y Grupo LMD, porque el valor ha mutado desde un excelente precio de $6 por ladrillo macizo en marzo hasta setiembre cuando alcanzó en algunos lugares los $24 para compra minorista y $20 a mayorista.

Entonces una vivienda tipo, que consume alrededor de 9000 ladrillones promedio, vio incrementado su presupuesto de $54.000 hasta $216.000, un 400% en 6 meses. Las causas algunos rumores otras ciertas, se deben al incremento de los costos de leña para la cocción del producto, a la reducción de personal disponible en la actividad y a la falta de tierra. Los fabricantes de ladrillos, actividad tradicional del norte mendocino, están viviendo su momento de gloria, pero quienes necesitan éste insumo viven una pesadilla.

Te puede interesar...

ladrillón hueco 5.jpeg

Ante eso, hoy recomendamos volcarse al ladrillo hueco: una alternativa conveniente ante la coyuntura y en varias presentaciones, tales como “ladrillo hueco portante” de 18 x 19 x 33 o “ladrillo hueco común” de 18 x 18 x 33. Existe incluso una opción ideal para medianeras o muros menores que es “ladrillo hueco chico” de 12 x 18 x 33.

El valor tipo del ladrillo hueco común ronda los $36 por unidad. Esto si ben a primera instancia parece más caro, es más económico ya que su rendimiento por volumen y el ahorro en concreto redundan en beneficios económicos finales. Un ladrillo hueco rinde en volumen aproximadamente 3,5 ladrillos comunes. Así, una obra insume alrededor de 3.000 ladrillones huecos en lugar de 9.000 de ladrillones macizos. Por otro lado, en su desarrollo la obra de ladrillo hueco, reduce el consumo de mezcla de concreto para su colocación en un 50% aproximadamente y también reduce el consume de concreto en revoques, debido a que la superficie es más prolija, por lo tanto, lleva una carga menor de mezcla.

ladrillón hueco 4.jpeg

Pero las ventajas van más allá de lo económico, incluyendo otras variables muy importantes. El ladrillo hueco es un excelente aislante térmico y acústico, comparado con el ladrillón macizo. La cámara de aire en su interior, impide que se transmita de la misma forma las inclemencias climáticas exteriores. Esto se traduce en un ahorro enorme del consumo energético durante la vida útil de la vivienda.

Si a eso agregamos que es una excelente barrera contra la humedad que asciende por capilaridad desde los cimientos, obtenemos un producto económico en varios aspectos; más fácil de manipular, con mejor eficiencia desde el punto de vista térmico y acústico para nuestra región, facilitador de la eficiencia económica de la vivienda y por último con una menor huella de carbono en su fabricación que lo hace más amigable con el ambiente.