El Polo Judicial Penal de Mendoza comenzará a funcionar en agosto, después de la tradicional feria de invierno.

Así lo dijo el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Dalmiro Garay, después de recorrer las instalaciones casi terminadas del predio que está situado detrás de la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer.

La mudanza del personal y su futura ubicación en el sector destinado al Fuero Penal Colegiado de la Primera Circunscripción Judicial ya está diagramándose. El objetivo es que al Polo Judicial acudan los magistrados, empleados y funcionarios portando únicamente sus pertenencias personales porque allá los esperarán, según las autoridades judiciales, el mobiliario y las computadoras indispensables para trabajar.

Otro objetivo adicional y no menos importante es que la gran mayoría de los judiciales que están en contacto con el público lleguen a esa instancia ya vacunados contra el coronavirus. Por eso el Poder Judicial reabrió la inscripción para terminar de vacunar a 1.500 personas en las próximas dos semanas.

Momentos de la megaobra

Dos hitos en marcha

Garay y la cúpula de la Justicia de Mendoza tienen entre ceja y ceja un objetivo ambicioso que garantiza, cuanto menos, quedar en la historia reciente de la prestación del servicio de Justicia: que el Polo Judicial comience a funcionar casi al mismo tiempo que el expediente 100% electrónico.

Es decir, iniciar una nueva era que deje atrás dos hitos del servicio de administración de justicia: el expediente de papel y el tradicional edificio que la Justicia comenzó a habitar en la década del '60.

Además de las futuras instalaciones destinadas al Fuero Penal Colegiado y al Ministerio Público Fiscal y Ministerio Público de la Defensa (éstas últimas serán inauguradas a fin de año y en el primer trimestre de 2022 porque la obra comenzó después), el Polo Judicial tiene un túnel para trasladar presos hasta las salas de audiencias donde se desarrollarán los debates.

Se trata de un presoducto con sistema de seguridad y monitoreo que comunica la Estación Transitoria de Detenidos y Aprehendidos (Estrada) con las salas de audiencias. La imagen inferior es un momento de la recorrida de Garay por el presoducto.

La estación transitoria recibirá a los ciudadanos privados de libertad desde las cárceles (condenados e imputados) y a los detenidos en comisarías.

imagen.png
Parte de la recorrida de Garay por el Polo Judicial Penal.

Parte de la recorrida de Garay por el Polo Judicial Penal.

Espacios asegurados

El Fuero Penal Colegiado contará con 25 salas de audiencias donde se desarrollarán los juicios orales y públicos, que estarán a cargo de los jueces penales.

Cuatro de estas estarán destinadas a la realización de los juicios por jurado popular, lo que garantiza mayor anonimato y seguridad para los ciudadanos mendocinos que ejerzan esa función.

También se han dispuesto zonas específicas para atender al público a poco de ingresar al edificio y playas de estacionamiento para que nadie se vea obligado a dejar sus vehículos en las inmediaciones: para que todo funcione de manera concentrada.

En números

  • El Polo Judicial tiene una superficie total de 17.000 metros cuadrados
  • Las obras llevan 31 meses de desarrollo
  • Un año se paralizó este proceso por la pandemia de coronavirus
  • $652 millones fue el presupuesto destinado inicialmente al sector Fuero Penal Colegiado de la Suprema Corte
  • Casi 15.000 m2 es la superficie destinada a esta parte del proyecto
  • $163 millones es el costo del presoducto
  • $72 millones fueron financiados con el Bono Mendoza

Las empresas que intervienen

La UTE Genco y RIEC tiene a su cargo la construcción y puesta en funcionamiento del presoducto.

La UTE conformada por las empresas Stornini-Ayfra-Construcciones San José lleva adelante el sector más imponente, destinado a la Suprema Corte y Fuero Penal Colegiado

La dupla Ceosa-Tolcon se ocupa del edificio para el Ministerio Público Fiscal y de la Defensa.