Escándalo

"Los 70.000 cartuchos enviados a Bolivia fueron para ejercicios de entrenamiento"

Patricia Bullrich, afirmó  que le provocó "dolor y vergüenza" la "imprudencia, la impudicia y la velocidad" con las que el presidente Alberto Fernández "compromete al Estado Argentino

Por UNO

Un nueva escalada tiene la lucha entre el Gobierno y la oposición tras la denuncia de complicidad de Mauricio Macri con el derrocamiento de Evo Morales por el envío de material bélico a Bolivia. Este lunes la titular del PRO, Patricia Bullrich, afirmó que le provocó "dolor y vergüenza" la "imprudencia, la impudicia y la velocidad" con las que el presidente Alberto Fernández "compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba".

La ex ministra de Seguridad publicó una carta para refutar el informe del Ministerio que ahora encabeza Sabina Frederic, en el que se indicó que había diferencias entre las municiones que envió Argentina a Bolivia y lo que dice la denuncia del país vecino.

Seguir leyendo

Según argumentó, los 70.000 cartuchos antidisturbios enviados a Bolivia se utilizaron en "ejercicios de entrenamiento".

"La renuncia del presidente Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019, aumentó los disturbios que se estaban registrando con motivo del intento del citado mandatario de una nueva reelección y las acusaciones de fraude electoral y posterior anulación de las elecciones", comenzó Bullrich. Alberto Fernández le dijo a su par boliviano, Luis Arce que "la Argentina de aquellos días no se portó bien con los bolivianos". "Estoy muy avergonzado porque la Argentina no se haya portado bien. Que el gobierno argentino de entonces (por la gestión de Mauricio Macri) no se haya portado bien".

En su mensaje a Fernández, citó notas de distintos medios internacionales en los que se destacaba que "los disturbios habían comenzado antes de la renuncia de Morales".

"En primer lugar, por parte de grupos opositores a su gobierno, a los que se sumó, después de su renuncia, la violencia desatada por sus partidarios y las confrontaciones en la vía pública. Las calles de La Paz fueron colmadas por partidarios del gobierno saliente y por opositores y la Policía Nacional fue desbordada, ya que el Ejército no intervino sino hasta la noche del 12 de noviembre a fin de imponer el orden", afirmó.

https://twitter.com/PatoBullrich/status/1414555163134660612

La ex ministra de Seguridad sostuvo que "en ese clima, el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no sólo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales: el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y la ministra de Planificación, Mariana Prado Noya".

A los efectos de cumplir con tan alta misión, se requirió la presencia del Grupo Alacrán de la Gendarmería Nacional, conforme evaluación del director de esa fuerza, porque además de ser la agrupación con mayor entrenamiento de la GNA, está capacitada en el empleo de armamento anti-disturbio, lo cual le brinda la mayor flexibilidad de operación A los efectos de cumplir con tan alta misión, se requirió la presencia del Grupo Alacrán de la Gendarmería Nacional, conforme evaluación del director de esa fuerza, porque además de ser la agrupación con mayor entrenamiento de la GNA, está capacitada en el empleo de armamento anti-disturbio, lo cual le brinda la mayor flexibilidad de operación

Bullrich explicó que "a tal fin, se requirió la autorización del envío del material y de su uso en el Estado Plurinacional de Bolivia a la ANMAC, por nota del 11 de noviembre de 2019 firmada por el Sr. Comandante de la Gendarmería Nacional, Cte. Grl. Gerardo Otero".

"El mismo 11 de noviembre, la ANMAC autorizó el traslado al Estado Plurinacional de Bolivia de diez pistolas semiautomáticas; dos escopetas de repetición; cinco carabinas automáticas; dos ametralladoras; dos fusiles de repetición; doce chalecos antibalas; doce cascos balísticos; dos escudos balísticos; dos visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3-600 eran calibre 12- 70. También se habilitó el traslado de once miembros de la GNA", dijo.

"Al día siguiente, 12 de noviembre, a fin de dotar a los efectivos que debían prestar ese servicio con el equipamiento suficiente como para cubrir un período del cual se ignoraba su extensión hacia el futuro, la Dirección de Logística de la Gendarmería Nacional solicitó una ampliación del número de cartuchos", sostuvo, por lo que se agregó también "al pedido cien spray de gas pimienta, así como 661 granadas de gas de hostigamiento".

Además, afirmó que "el 15 de julio de 2020, en la rendición de cuentas de Servicio Administrativo Financiero de la Gendarmería Nacional, se informa que la Agrupación Fuerzas Especiales de GNA, durante su permanencia en Bolivia, ha brindado seguridad a la Embajada Argentina en el Estado Plurinacional de Bolivia durante los meses de noviembre de 2019 hasta junio de 2020, y que a los efectos de mantener y acrecentar las capacidades, se realizaron ejercicios de entrenamiento y prácticas de tiro con el armamento que fuera llevado en la comisión".

"En dichas instrucciones se emplearon la cantidad de SETENTA MIL 70.000 cartuchos calibre 12,70 MM A/T.", indicó Bullrich, al citar el informe.

Bolivian riot police clash with supporters of Bolivia’s ex-President Evo Morales during a protest against the interim government, in Sacaba, Chapare province, Cochabamba department on November 15, 2019. – Bolivia’s interim president Jeanine Anez said Frid

"Esto significa que el grupo especial de la Gendarmería Nacional regresó a la Argentina y produjo su informe cuando ya habían transcurrido siete meses de vuestro gobierno. Resultaría importante entonces que las actuales autoridades y no las anteriores respondan de qué modo controlaron las operaciones que se llevaban a cabo en Bolivia y el empleo adecuado del material, ya que desde el traslado de los gendarmes con el material autorizado transcurrió menos de un mes dentro del período restante de gestión del presidente Mauricio Macri, cuyo mandato finalizó el 10 de diciembre de 2019, y siete meses del gobierno que asumió ese mismo día; es decir, el suyo", recalcó la ex funcionaria.

Y agregó: "Desde el regreso del Grupo Alacrán y el informe producido por la Gendarmería respecto del material empleado, ha transcurrido nada menos que un año, también durante vuestra gestión. Por lo tanto, las autoridades de vuestro gobierno tuvieron un año y siete meses para controlar a los efectivos que estaban prestando funciones en el Estado Plurinacional de Bolivia y después pedir cuentas del material empleado. Resulta asombroso que sólo ahora, ante una carta cuya autenticidad ha sido además desmentida por el supuesto autor, su gobierno se ocupe del asunto".

La presidenta del PRO también recordó que "la totalidad de las autoridades del gobierno de Morales renunciaron entre el 11 y el 12 de noviembre de 2019".

"El último en hacerlo fue el ministro de Defensa. Este dato no se le puede pasar por alto a usted, Sr. Presidente, ya que la carta a causa de la cual usted se apresuró a pedir disculpas está fechada el 13 de noviembre de 2019; es decir, cuando el ex comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge Gonzalo Terceros, ya había renunciado y mal podía entonces enviar en carácter oficial una nota de agradecimiento. Todo ello sin contar con que la Fuerza Aérea no tiene relación alguna con actividades antidisturbios y resulta totalmente incoherente que la nota proceda de ese arma", completó.

Ante el escándalo bilateral el ex presidente Mauricio Macri desmintió la denuncia presentada por funcionarios bolivianos en un texto que publicó en sus redes sociales. Además, dijo "repudiar la carta que el presidente Alberto Fernández envió a las autoridades bolivianas expresando dolor y vergüenza sobre esos hechos falsos en los que quieren involucrarme".

Mientras que la ex titular del Senado de Bolivia Adriana Salvatierra aseguró que el Gobierno del ex presidente argentino "efectivamente contribuyó a consolidar el golpe de estado" en su país y consideró que el supuesto envío de pertrechos desde la Argentina para la represión confirma que "existió una articulación internacional" para llevarlo a cabo y reconocer a Jeanine Áñez en el poder.

Fuente: NA y Archivo de Diario UNO