Diario Uno Política Chile
Tensión bilateral

La grieta argentina se instaló en el conflicto con Chile

El conflicto con Chile por los límites del área marítima alimentó otro capítulo de la grieta, ahora entre Felipe Solá y Federico Pinedo

Por UNO

Por si no faltaran temas para profundizar la grieta política argentina entre oficialismo y oposición ahora se produjo un nuevo cruce relacionado por la polémica que instaló el gobierno de Chile al fijar límites de su área marítima incluyendo una parte que corresponde a nuestro país.

Los protagonistas de esta discusión fueron dos dirigentes veteranos como el canciller Felipe Solá y el macrista Federico Pinedo.

Seguir leyendo

Solá acusó al PRO de "renegar de los derechos" argentinos luego de que el macrismo pidiera "diálogo" entre ambas naciones para "zanjar las diferencias".

La crítica de Solá no pasó desapercibida y la respuesta llegó por parte del ex presidente provisional del Senado Federico Pinedo, quien le remarcó al ministro de Relaciones Exteriores que el diálogo es parte de la tarea de "los diplomáticos".

"El PRO ha puesto en un plano de igualdad el reconocimiento de la ONU de los derechos argentinos sobre el mar austral con una decisión unilateral expresada en un decreto presidencial de Chile", manifestó Solá en la red social Twitter, en referencia al comunicado que había emitido el partido amarillo.

El canciller acompañó su mensaje con una imagen del documento firmado por la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y el secretario de Relaciones Internacionales del partido, Fulvio Pompeo, y disparó: "Reniegan de nuestros derechos dejando de lado los intereses de la Patria. Sin palabras".

A su turno, y en la misma red social, Pinedo respondió: "No ponemos en pie de igualdad nada. Decimos que hay que dialogar con los países amigos. Es lo que hacen los diplomáticos, Felipe".

https://twitter.com/PinedoFederico/status/1432711688311263246

Ante el conflicto que se generó por el decreto del presidente de Chile, Sebastián Piñera, que fijó los nuevos límites del área marítima de su país, el PRO había propuesto que "ambas Cancillerías" se reúnan e "inicien un diálogo que permita zanjar las diferencias hoy existentes".

En el documento firmado por Bullrich y Pompeo el PRO pidió que los resultados de un eventual acuerdo se informen "en forma conjunta" para mostrar "la capacidad de entendimiento entre ambas naciones".

"En los últimos 30 años Argentina y Chile han podido resolver pacíficamente más de 25 diferendos fronterizos a lo largo de 5.000 kilómetros, que habían producido graves tensiones durante más de un siglo. Con ese mismo espíritu no podemos retrotraernos a los tiempos de desconfianza recíproca", concluyó el PRO.

Después del entredicho de Solá y Pinedo, Juntos por el Cambio emitió un comunicado conjunto, es decir, ya no solo del PRO sino acordado con la UCR y la Coalición Cívica, en el cual se expresaron en el mismo sentido.

Allí, las tres fuerzas opositoras señalaron que "la Argentina y Chile han transitado la senda de sus relaciones en un marco de confianza y amistad" y que "ese espíritu es el que debe seguir en torno a todos los temas de la agenda bilateral".

Respecto de la "distinta interpretación" sobre los límites de la plataforma continental entre ambos países, la coalición opositora consideró que "debe existir una abierta predisposición a resolver las diferencias en los ámbitos correspondientes de ambos Gobiernos".

Y pidió que los organismos correspondientes de ambos países traten de "identificar los caminos más adecuados para llegar a un entendimiento por la vía del consenso y la cooperación, priorizando un mecanismo de consulta previa antes de de toda manifestación unilateral".

La respuesta de Solá al comunicado inicial del PRO se enmarca en la posición adoptada por el Gobierno, que defiende el trabajo realizado en las últimas décadas para establecer los límites de la plataforma marítima nacional.

Por estas horas, la cartera de Relaciones Exteriores que conduce Solá prepara una nota formal para enviarle al canciller chileno, Andrés Allamand, según indicaron fuentes del Palacio San Martín que, no obstante, remarcaron: "Esta vez, nosotros hicimos las cosas bien. Nos asiste la razón".

Al respecto, explicaron que la delimitación de la plataforma continental argentina es producto de un trabajo que "se viene haciendo desde 1997" y subrayaron: "En 2009 se presentó en la ONU. En 2017 la ONU lo validó y recién ahí lo convertimos en ley, difundimos el mapa y eso generó molestia en Chile".

A pesar de las críticas de Solá al comunicado del PRO, el interbloque de Juntos por el Cambio presentó un proyecto de declaración que rechaza los decretos del gobierno de Chile, impulsado por el fueguino Pablo Daniel Blanco.

La iniciativa lleva las firmas de senadores de la UCR y también del PRO, entre ellos María Belén Tapia, Juan Carlos Marino, Claudio Poggi, Alejandra Vucasovich, Laura Rodríguez Machado, Gladys González, Humberto Schiavoni, Esteban Bullrich, la mendocina Pamela Verasay, Silvia Giacoppo, Guadalupe Tagliaferri, Mario Fiad y Silvia Elías de Pérez.